“Un pueblo educado es un pueblo libre” Kant

   La educación se ha convertido en unos de los pilares fundamentales en el desarrollo de las sociedades en los últimos dos siglos.  Costa Rica  incursionó en este proceso desde principios del siglo XIX, pasando por distintos etapas y reformas hasta llegar a ser un derecho fundamental.  Todo esto creó un panorama alentador para el país, sin embargo, los logros alcanzados en estos años no responden a los estándares de calidad esperada, ni han podido paliar las desigualdades y limitaciones que enfrentan muchos centros educativos en el país.

   Según el Censo del  INEC (2011) solo el 45% de los costarricenses entre 25 y 39 años tienen secundaria completa o más, por lo que si observamos es la población económica activa, por lo que es utópico pensar que la educación logra cubrir a toda la población de Costa Rica. Para Morales (2012) Costa Rica aspira a convertirse en un país productor de innovación y conocimiento; pero su sistema educativo con dificultad prepara adecuadamente a los estudiantes. El panorama se agrava cuando se agregan otros factores como la deserción y la calidad de la educación secundaria.

  De acuerdo (Román, 2013) el sistema educativo ha logrado cambios importantes y proyectos en favor de este sector tales como la destinación del 8% del PIB a la educación para el año 2014, sin embargo, la realidad porcentual es de un 7.2% del PIB, la declaración de obligatoriedad de la educación diversificada, la aprobación de nuevos programas de estudio, y la regulación a las actuaciones de las sodas escolares.

   Buena parte de los costarricenses: “no terminan el colegio, a pesar de que el país duplicó la inversión en los últimos 20 años, solo logró aumentarla escolaridad promedio de sus habitantes en apenas 2 años y el costarricense promedio apenas llega hasta noveno año”. (Vizcaino, 2014) Además El XX Informe Estado de la Nación, 2014 indica que el país está pasando por la mayor desigualdad de los últimos 30 años, las jefes de hogar es gente que no tiene secundaria reproduciendo el patrón en sus hijos, lo cual constituye una terrible realidad para miles de familias.

   Entre las propuestas generadas en dichos informes para el avance del sistema educativo se mencionan: a) nombrar un Ministro de educación que sea o haya sido educador; b) someter a concurso público la dirección de las sedes regionales que aseguren la elección del mejor candidato para desempeñar el puesto; c) exigir a los docentes el grado académico de universidades acreditadas; d) fiscalizar el desempeño, grado de conocimiento y actualización de los educadores; e) el Estado debe garantizar la construcción y mantenimiento de la infraestructura necesaria, mediante estudios localizados, además promover capacitaciones continuas a los educadores que impliquen una política inclusiva; f)  y fomentar un seguimiento integral en sectores como la ortografía, lectura, e investigación, sin enfatizar en la única evaluación-idolatría numérica existente , la cual promueve un escalonado sin avance.

   Todas las iniciativas anteriores son fundamentales para el desarrollo educativo, sin embargo es preciso también un cambio de actitud por parte de la ciudadanía sobre la relevancia de la inversión en educación, pues constituye un vehículo para alcanzar el desarrollo del país. Adicionalmente, es necesario un mayor compromiso del personal docente, administrativos, los padres de familia, pero sobre todo de los estudiantes, los cuales son actores fundamentales del proceso; todo con el propósito de alcanzar una educación de calidad que permita a los discentes enfrentar los retos del mundo actual y futuro.

*Licda. Damaris Leitón Quesada. Profesora de la Cátedra de Historia de la UNED. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Bibliografía

Román, I.  (2013) Decimonoveno Informe        Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible. San José, Programa   Estado de la Nación disponible en .Ricahttp://www.nacion.com/opinion/foros/Educacion-Costa-Rica-vamos-tarde_0_1192080811.html. Fecha de consulta 3-12-2014.

Soto Morales, E. (2012) Realidad Educativa en Costa Rica. El Financiero.  Disponible  en www.elfinancierocr.com/ef_archivo/2012/febrero/19/economía3075450.html. Fecha de consulta 3-12-2014.

Vizcaino, A, (2014) . Rezago educativo. Periódico La Nación. Recuperado el     13 de  noviembre 2014 en http://www.nacion.com/opinion/editorial/Rezago-educativo_0_1451254865.html.