H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Por Mag. Carlos Quesada* 

En la coyuntura reciente el tema educativo ha cobrado un papel preponderante no solo por el entrelace de los aspectos político electorales, sin por discusiones y diferentes argumentos relacionados con la visión de temáticas de sexualidad que está estableciendo el Ministerio de Educación, para los ciclos diversificados.

En el alcance del Diario Oficial la Gaceta, del 6 de febrero de 2018, se refieren a importantes cambios en la manera en la que se estructuran los principales rubros de evaluación en las diferentes asignaturas desarrollas en los colegios costarricenses, los cuales responden a cambios recientes en los programas de estudio de las mismas asignaturas.

Las reformas al Reglamento de evaluación de los aprendizajes en los artículos 36 y 37, se vislumbra un  mayor porcentaje y presencia, en los aspectos evaluativos como trabajo en clase y asistencia, frente a una disminución en los rubros de las pruebas escritas. Sin lugar a dudas el cambio guía a una mayor presencia y asistencia en el aula.

Para el caso de los Estudios Sociales, el programa de estudio del III ciclo y Educación Diversificada, orienta su marco normativo, desde una visión humanista, racionalista y constructivista. El constructivismo que el mismo desarrolla, oriente la educación por preconcepciones del individuo, y una construcción del conocimiento, a partir del análisis y reflexión, por ende es necesario que se oriente una mayor participación y dialogo en la clase.

Pero ante esta ola de cambios es necesario leer el entorno y comprender los motivos que se encuentran en estas pequeñas reformas. Costa Rica de manera reciente no ha presentado resultados sobresalientes en las pruebas estandarizadas, en el ámbito educativo, estos aspectos han conllevado a la búsqueda de mejoras a nivel educativo.

El basar la mayoría de la evaluación en el cumplimiento del trabajo en clase no pone en tela de duda la calidad profesional del docente, más bien les da la opción de mejorar de manera sustancial la mediación efectuada en el aula, apelando de esta forma a un aumento de espacios de análisis y reflexión en el aula.

Sin embargo un grupo importante de profesionales en educación, se expresa de manera negativa sobre estos cambios, indicando que estas acciones tienden a facilitar muchísimo el colegio, y por ende no logran mejorar en la calidad de estudiantes que se gradúan del colegio.

La multiplicidad de facilidades que han acontecido en los últimos tiempos, va de la mano con la búsqueda de evitar la deserción escolar y promover de manera rápida la promoción escolar, especialmente en secundaria, pero cabe la interrogante ¿A qué costo se está dando esta alta promoción escolar?

El costo va de la mano con una estrategia radical para el estado, en el cual se está privando la cantidad pero dejando de lado la calidad. Y es necesario volver a preguntar ¿Qué rumbo tomara la educación?

 * Mag. Carlos Quesada. Profesor de la Cátedra de Historia de la UNED. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.