H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Una mujer visionaria y emprendedora

Realizado por José Antonio Méndez Ardón*

En este este mes deseo contarles acerca de la vida mi abuela, una extraordinaria mujer cuya historia de lucha y superación merece ser contada. Doña Mayli Chang Villegas nació en 1930. Sus progenitores fueron don José Antonio Chang y doña Berenice Villegas. Su infancia se desarrolló en la provincia de Alajuela. Sin embargo, casi la mitad de su vida la pasó en San José. En la foto adjunto aparece ella con mi padre disfrutanto de un paseo a la playa.

El padre de doña Mayli murió a los 45 años y su madre dos años después. Motivo por el cual unos familiares la recojen junto con sus hermanas, pero un tiempo después las separan entre distintos miembros de la familia. De este modo, empiezó su peregrinar entre miembros de distintos hogares. Años después, conoce a un joven con raíces indígenas (Maleku) llamado Rafael Méndez Montero. De esta unión queda embarazada de su primer hijo, pero este retoño no tuvo el apellido de su padre, por las supuestas dudas de mi abuelo sobre la legitimidad de este niño debido a que no estaban casados y al modelo patriarcal de la época. Posteriormente, la pareja empiezó a vivir juntos y procrean 6 hijos más, los cual sí llevaron el apellido Méndez.

Para estos años esa maravillosa mujer no sabía ni leer ni escribir, pero poseía una intuición natural para los negocios. A pesar de haber compartido sus ideas y sueños a su esposo, estos anhelos llegaron a oídos sordos, dado al machismo extremo que se vivía. Por el contrario, su compañero la ignora y  minimiza para que ni siquiera piense en eso, ya que en este tiempo se reproducía la noción de que los hombres eran los que mandan en el hogar.

Después de muchos años de soportar aquella compleja situación, los maltrados físicos y el hecho de quedar embarazada de su último hijo, decide escapar de esta situación con su bebé. Fue una decisión muy difícil ya que tuvo de dejar a sus otros niños para emprender su propósito de vida. Entre el dolor, anhelos y fe logra cruzar las montañas de su pueblo para forjar su futuro. Su viaje hacia la capital no fue fácil ya que estuvo lleno de vicisitudes y retos. Cuando llegó a San José (la capital de Costa Rica) y pidió trabajo en bar que se encontraba ubicado en Barrio los Ángeles, que se llamaba el Bar Indostán, y al no tener donde vivir le solicitó al dueño del bar que le permitiera dormir dentro del bar para poder mantenerse y comenzar a ahorrar.

Al cabo de un año el dueño del negocio ya envejecido y cansado, le comentó que les gustaría alquilar el local. Sin pensarlo y dejándose llevar por su voz interna tomó la oportunidad con valentía y esperanza. Con los recursos que logró ahorrar, decidió tomar el riesgo e inicia su primera aventura comercial. Laboró 5 años hasta que muerió el dueño del bar y los hijos deciden administrarlo.

Mi abuela una vez más se vió en un mar de incertidumbres. Pero uno de sus hermanos le comenta que desea abrir un restaurante en la zona conocida como Plaza Víquez y le ofreció el puesto de cocinera. Ella accedió y juntos crearon el Restaurante Melyn que hoy todavía se encuentra en el mismo lugar. Más su ímpetu y deseos  la impulsó hacerse de un negocio propio. De este modo, vuelve al Barrio los Ángeles en busca de opciones. Por est motivo, conversó con el dueño de un abastecedor ubicado al costado del bar el Indostán con el fin de alquilarlo con el fin de emprender su sueño.

       La vida y acciones de mi abuela son lejendarios y dignos de imitar.  Por ejemplo a sus  60 años logró obtener el título de primaria, comenzó a  aprender inglés y tocar guitarra, en entre otras azañas que quizás en otra ocasión pueda tener el placer de compartir con ustedes. Pero en definitiva, su fasceta más célebre fue como empresaria donde, el Restaurante y bar Los Ángeles fue un hito. Gracias al  trabajo y esfuerzo esta mujer fue capaz de superar todas las expectativas y ayudar a sus hijos a salir adelante. Su querido establecimiento estuvo activo por más de  35 años y todavía es motivo de gratos recuerdos entre familiares y amigos. 

*José Antonio Méndez Ardón. Correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.