H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Rincones de nuestros pueblos y ciudades

Complemento informativo elaborado  por  Ing. Oscar Romero*  

     

¿Sabe usted a qué lugar de Costa Rica pertenece la siguiente fotografía?

                                               

Respuesta:      

1).  El  poblado  se  llama  “El  Guapinol”.

2).  Se  localiza  en  el  cantón  de  La  Cruz, distrito  III  (La  Garita).

     Sobre  la  carretera  Norte, aproximadamente  a  5 ½  kms  está  la  entrada  a  Sonzapote, ya en este  pueblo, en  ruta  a  mano  derecha  y  pasando  el  puente  de  hamaca  sobre  el  rio  Sapoa  se  encuentra  la  Subida  a  “El  Guapinol”, de  este  pueblo  a  La  Cruz  la  distancia  son  aproximadamente  9  kms.

     El árbol de guapinol es muy común desde México hasta la cuenca del Amazonas, pasando por todas las islas de Las Antillas. En Costa Rica propiamente, es un árbol no muy abundante pero tampoco raro de encontrar, y crece naturalmente a lo largo de toda la costa del Pacífico, tanto en zonas secas como húmedas, desde el nivel del mar hasta los 1000 metros de elevación y un poco más.

      Dich especie muestra una cierta preferencia por los suelos más bien sueltos y profundos ubicados a lo largo de los valles estrechos adyacentes a los cauces de los ríos. La corteza del tronco, ramas y raíces del guapinol se encuentra impregnada de una resina espesa y blanquecina que fluye muy lentamente en gotas cuando se hiere la corteza del árbol, y se endurece como el cuarzo cuando entra en contacto con el aire.

    En el estudio de los árboles la resina es un tema interesantísimo por tratarse de una sustancia orgánica químicamente muy compleja que se produce en el follaje del árbol y se distribuye por toda la corteza. Hay muchas especies de árboles y de otras plantas en el mundo que producen resinas en una gran variedad de colores, grados de viscosidad y hasta aromas.

    Las resinas cumplen con una infinita variedad de funciones fisiológicas y bioquímicas, siendo la principal la protección de todos los tejidos vegetales en contra de los animales herbívoros, ya que las resinas además de poseer diferentes niveles de toxicidad, impregnan los tejidos vegetales de un sabor y olor repugnantes para los herbívoros, y además los hacen químicamente imposibles de digerir.

    Las resinas fueron junto con la leña, los frutos y las semillas, los primeros productos forestales aprovechados por los seres humanos desde los albores de la civilización. Sustancias tan conocidas como el bálsamo, el incienso, la trementina, la laca, la goma árabe, el copal, la caraña, el tolú, el camíbar, el guayacol, la copaiba, el jiñol, el ládano, la goma roja, la mirra, el alcanfor y muchas, muchas otras, son productos derivados de las resinas de varias especies de árboles alrededor del mundo, cuyo uso es tan antiguo como la humanidad misma. 

 Fuente consultada:

El  árbol  de  Guapinol: Recuperado de http://www.elmundoforestal.com/elcorazon/guapinol/guapinol.html. 20 de junio del 2018.