Emblemas blanco

 H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 

Por Licda. Karen Jiménez Marin*

      Empecemos por señalar algunos elementos de contexto. Karel Kosík, nace en Praga, actual capital de la República Checa que en aquel entonces forrmaba parte del desaparecido estado de Checoslovaquia que asu vez formaba parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. En el seno de una familia obrera, Kosík ingresa pronto a los grupos de resistencia urbana antifascista y sobrevive la Segunda Guerra Mundial (Sánchez, 1967). Estos eventos notablemente marcarán en su persona, una línea de pensamiento que en el contexto de la Guerra Fría terminan por desembocar en su principal obra filosófica: Dialéctica de lo concreto. 

     El texto es publicado por primera vez en 1963 y establece una síntesis del pensamiento fenomenológico en Marx. Para Kosík, la Unión Soviética estaba dejando de lado las verdaderas ideas comunistas y se volvía cada vez más un aparato burocrático que en lugar de profundizar los procesos revolucionarios parecía más al totalitarismo que otrora combatiera en los campos de Europa. Podemos decir que Kosík es un antidogmático o un dialéctico en el sentido estricto: No existe para él un marxismo como ideología inamovible, sino el marxismo científico como un método de análisis y crítica de lo político, inacabado y siempre perfectible. A partir del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, formará Kosik parte de las filas de una resistencia ideológica al estatus quo soviético, por lo que sufrirá persecución. 

     Partamos de un principio enteramente marxista que atraviesa toda la obra: Es la estructura material la que determina al ser y no el ser quien determina a la estructura material. Kosík defiende una ontología dialéctica basada en este principio antes repetido y derivado de Marx evidentemente pero también de Heráclito, anteponiéndose a la fenomenología idealista de otros autores como Martin Heidegger. Su libro, y me permito subjetivizar, es una obra envolvente, ya que debate las ideas de Platón en cuanto a la esencia: Para Kosík, los fenómenos sociales son efectos de una estructura y no elementos independientes subyacentes a lo social. (Kohán, 2011)

     La filosofía no es para Kosík un acto de contemplación. Es un ejercicio meramente político y politizante en el que las ideas devienen de la praxis revolucionaria, se sellan en ella, se prueban como el acero en las acciones. Su dialéctica de lo concreto es eso, la ante sala a un manifiesto que parte de la crítica de la realidad. Conocer cómo funciona el poder y la construcción del pensamiento y las ideas no puede hacerse a expensas de re-pensar la organización social que determina esas relaciones, por lo que necesariamente, desentrañar las contradicciones del modo de producción, parten de pensar al individuo como sujeto de la historia, como protagonista y no como un nodo más en el entramado de la burocracia estatal, ni tampoco como cliente del mercado. 

     Finalmente debe decirse que Karel Kosík, es un hijo de su tiempo: Difícilmente se encuentran en la actualidad filósofos que pongan el cuerpo para probar sus argumentos, o que dejen la gradería y salten a la cancha para construir y probar su modelo de análisis. Esto es algo muy de época, la época en la que vivió Karel, es aquella donde primero se iba al monte a defender una política de cómo hacer las cosas y al campo a producir la comida, para luego pensar. 

Referencias

1.    Kohán, Néstor. (2011). La filosofía militante de Karel Kosík (1926-2003). Tomado de:https://marxismocritico.com/2011/10/17/la-filosofia-militante-de-karel-kosik-1926-2003/. Consultada el 16 de marzo, 2024

2.    Kosík, Karel. (1963) Dialéctica de lo concreto Tomado de; espai-marx.net/elsarbres/wp-content/uploads/2022/11/Kosik-Karel-Dialectica-de-lo-concreto-Version-Digital.pdf. Consultado el 16 de marzo, 2024

3.    Sánchez Vásquez, Adolfo. (1967). Revisión de Dialéctica de lo concreto” de Karel Kosík. Tomado de: https://marxismocritico.com/2012/05/22/dialectica-de-lo-concreto/. Consultado el 16 de marzo, 2024.

* Por Licda. Karen Jiménez. Profesora de la Cátedra de Historia de la UNED Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.