Emblemas blanco

 H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 

biblioenlace 2024

 Mag. Ligia P. Montero Valverde *

      En este artículo, comparto algunos aspectos de la investigación desarrollada en el ámbito de la catalogación cooperativa, presentada por mi persona como tesis de graduación en la Maestría de Bibliotecología y Cs. de la Información.  La cooperación bibliotecaria en general, implica el establecimiento de acuerdos comunes entre varias bibliotecas, con el fin de desarrollar actividades conjuntas y normadas que benefician a los usuarios y procura un mayor aprovechamiento de los productos y servicios que cada una de las instituciones participantes poseen.

      Este tipo de consorcio se traduce además, en un ahorro significativo de los recursos humanos, tecnológicos y financieros. Variados pueden ser los motivos por los cuales las bibliotecas deciden suscribirse a este tipo de consorcios, los más comunes se circunscriben al préstamo interbibliotecario, a la catalogación cooperativa y al uso compartido de los recursos y servicios.

      Cualquier tipo de alianza cooperativa, requiere del establecimiento de un tipo de “contrato” o acuerdo, donde se especifiquen los objetivos y metas que las bibliotecas participantes esperan alcanzar. Específicamente, en el ámbito de la catalogación cooperativa, se busca en primera instancia, compartir los registros bibliográficos y fundamentar todas las colecciones en un catálogo colectivo que toma carácter universal, es decir: se expone al “mundo”.  Se pueden entonces decir que, las barreras territoriales e idiomáticas que podían estar afectando el acceso a la información han sido “derribadas”, con este tipo de herramienta.  

      La incorporación de la tecnología y con ésta la exposición de los catálogos en línea, fomentan que los recursos de información se compartan de una forma más expedita, además, obliga a los bibliotecarios catalogadores a buscar una mejora continua en nuestro desempeño…. ahora nuestros registros están más expuestos y más sujetos a la crítica.  Pasamos de tener catálogos locales a una exposición mundial.

      Si bien las normas de catalogación, los formatos de intercambio de información como lo es el MARC21 y el uso de programas automatizados de bibliotecas diseñados para favorecer el intercambio de registros, son elementos importantes para establecer un programa de catalogación cooperativa, resulta imprescindible que los altos mandos de las instituciones interesadas en participar de este tipo de consorcios, se involucren y se comprometan en la toma de decisiones oportuna, para que los objetivos establecidos se cumplan.

Compartir la catalogación permite entre otras cosas:

      Aprovechar el procesamiento técnico realizado en otras bibliotecas, estableciendo acuerdos previos entre las bibliotecas consorciadas, para garantizar una mayor uniformidad en el proceso.  Esto no significa que no existan diferencias en la aplicación de algunas políticas internas, mismas que deben ser conocidas por todos los miembros cooperantes, para que realicen los ajustes pertinentes cuando realizan la importación de los registros bibliográficos.

      
      Reduce tiempos y costos en el procesamiento técnico de los recursos de información, ya que se utilizan registros bibliográficos realizados por otras instancias que son parte del grupo cooperativo. Las bibliotecas que no cuentan con personal profesional o con la cantidad de funcionarios necesarios para mantener al día el procesamiento de sus colecciones, podrán beneficiarse con estos acuerdos. Sin embargo, existen autores como M.J. Dovey que señalan desventajas en la catalogación cooperativa, a saber:

      La catalogación cooperativa exige un mayor nivel de cooperación entre las bibliotecas, porque deben fijarse políticas en aspectos como la indización y la catalogación. Cada biblioteca puede poseer su propio programa automatizado, ajustado a sus necesidades. Con la catalogación cooperativa se debe establecer un sistema automatizado de uso común, aunque esto no signifique que se deban cambiar el que poseen, pero si se les exige aceptar un sistema diferente al usado si no es el mismo en que se va a basar el catálogo colectivo.


      La exportación de registros a un catálogo colectivo, puede enfrentar problemas de los fondos reales con lo que se visualiza en el catálogo, ya que está sujeto a la frecuencia con que se exporten los registros.
Las correcciones en los catálogos locales deben reflejarse de manera casi inmediata en el catálogo colectivo, para que se muestre fielmente el contenido de las colecciones de las bibliotecas del consorcio. Existe información que cambia rápidamente como lo es la circulación de los ejemplares. Dovey cita como un problema, que la actualización de las bases locales no se refleje de manera inmediata en el catálogo colectivo, a menos de que el software en uso lo permita.

      La catalogación cooperativa, ha tomado mucho auge en estos primeros años del siglo XXI.  Existen experiencias documentadas como exitosas en Europa, México, Estados Unidos y Centroamerica. Específicamente nuestro país, el Sistema Bibliotecario de la Educación Superior Estatal de Costa Rica (SIBESE-CR), entidad suscrita al Consejo Nacional de Rectores de Costa Rica, fue creada con el fin primordial de fomentar la cooperación entre las universidades públicas del país.  Uno de los objetivos que se promueve desde esta instancia, es poner a disposición de la comunidad nacional el catálogo colectivo del SIBESE.

      Se conforma entonces, la Subcomisión de Catalogación Cooperativa, que trabaja en la coordinación de varios aspectos que permitirán la constitución de dicho catálogo.  Al día de hoy, esta Subcomisión ha estado trabajando en la implementación del programa automatizado que usarán todas las bibliotecas que forman parte de este Sistema; ha definido políticas de catalogación que se encuentran por escrito, en procurar de uniformar los registros bibliográficos hacia un interés común.

      Actualmente, se trabaja también, en el análisis de algunos ajustes en el proceso de catalogación, ante el advenimiento de la nueva norma de catalogación RDA: recursos, descripción y acceso. En la literatura sobre catalogación cooperativa suele citarse que es necesaria la existencia de uniformidad en aspectos como clasificación, descripción e indización, para que sea efectivo el intercambio de registros. Si bien esto sería lo ideal, bien puede darse el caso de que no exista acuerdo en algunos de los apartados citados, lo que no significa el fracaso en la cooperación.

      Desde mi perspectiva como catalogadora, considero que el éxito de un proyecto de catalogación cooperativa se reduce a:  Cuando se desea participar de un proyecto de catalogación cooperativa, se debe realizar un análisis profundo de las ventajas y desventajas que pueden generar.

      Cuando se participa de este tipo de asociación, existe la obligatoriedad intrínseca a suscribir compromisos formales que conllevan a la aceptación de procedimientos comunes, que puede significar el ceder en nuestras pretensiones individuales por las del bien común.

      Se debe establecer consorcios entre bibliotecas afines y comprometidas para definir y alcanzar objetivos comunes, de esta manera se busca que entre las partes, sean más los puntos coincidentes que las discrepancias.
Confiar en la capacidad profesional del personal catalogador de las bibliotecas participantes, de lo contrario podríamos estar trabajando doblemente al revisar de manera constante los registros de intercambio.


      Definir por escrito los acuerdos y las situaciones en las cuales existe discrepancia, ya que de esta manera, conocemos los aspectos que debemos ajustar al importar registros de instituciones. Trabajar con fuentes normadas para el procesamiento técnico de los recursos de información, de esta manera se garantiza la confiabilidad en la información de los registros bibliográficos. Mantener una comunicación constante entre las partes, para favorecer la retroalimentación entre las bibliotecas, incidiendo de manera positiva en la calidad de la información de los registros bibliográficos.
 

Referencias:

Consorcio de bibliotecas Universitarias de Andalucía (2016). 

         Recuperado de http://www.cbua.es

Dowey, M.J.(2006) Así que quieren crear un catálogo colectivo? (2016) 

          Recuperado de http://www.biblioteca.org.ar/titulo.asp?texto=a&offset=2150 

Montero Valverde, L.P.(2007).  Propuesta de un modelo de catalogación 

         cooperativa, para el Sistema Bibliotecario de la Educación Superior Estatal 

         de Costa Rica (SIBESE-CR). (Tesis de maestría inédita). Universidad de 

         Costa Rica,  San José, C.R.

Red de Bibliotecas REBIUN (2016)   Recuperado de 

            http://www.rebiun.org/Paginas/Inicio.aspx

 

*Autora: Mag. Ligia P. Montero Valverde. Jefe del Centro Catalográfico. Sistema de Bibliotecas, Documentación e Información. Universidad de Costa Rica. Biblio-Enlace: Cátedra de Gestión y Servicios en BUI-ECSH-UNED: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.