Y su cultivó del folklore en sus obras

   Nacido el 24 de diciembre de 1864, en la ciudad de San José. Realizó sus estudios en escuelas privadas y elementales durante los años de 1870 a 1875 en su ciudad natal. Posteriormente, cursó la enseñanza secundaria de 1876 a 1875 en el Instituto Nacional, dirigido para aquella época, por el connotado “maestro de maestros” don Valeriano Fernández Ferraz, donde se destacó por su clara inteligencia y por sus afanes constantes al estudio. Terminó su educación formal a los catorce años y luego se instruyó así mismo, es decir fue un autodidacta por excelencia. 

   La pobreza de su familia le obligó a trabajar desde muy joven para el sostenimiento de su hogar. Sirvió primeramente en una oficina de notariado y luego, en el año 1886, trabajó en el Diario de Costa Rica. Pese a las vicisitudes de la vida, poco después inició un importante proceso de su vida en el que va a desempeñarse en  importantes cargos públicos.

   Desde muy joven se distinguió por su interés en la política y en las letras, iniciándose en este campo en el periódico La Patria, el mismo en que logró  publicar su primer cuadro de costumbres y el cual dirigía su primo, Aquileo Echeverría. 

   Fue en la prosa lo que Aquileo significó en verso, destacándose merecidamente como un verdadero prosista criollo; en sus narraciones, en sus amenos cuentos de la época; en sus descripciones de la vida campesina, de los  bellos paisajes tropicales; lo mismo que en sus anécdotas, brilla su ingenio original y extraordinario, lleno de gracia y de ironía, gala de su espíritu chistoso y jovial.

   Durante los años de 1904 a 1905, desempeñó con el mayor de los aciertos las funciones de Director General de Estadística, durante el Gobierno del Lic. Ascensión Esquivel. Luego en 1906, se trasladó con su familia a Estados Unidos de América, donde permaneció por un espacio más o menos de treinta años.

   Por su consolidado prestigio de elocuente orador y gran lucidez de muchos problemas, se  distinguió como un solicitado conferencista en los más prestigiosos centros culturales, comerciales, universitarios y científicos de la época.

   Pese a que Magón publicó relativamente muy poco: La Propia en 1909; La propia y otros tipos y escenas costarricenses en 1912. En 1947 la Editorial de la Universidad de Costa Rica, recoge todos sus escritos y los publica con el título de Cuentos.

   Al iniciar el Lic. Ricardo Jiménez su última Administración, en mayo de 1932, fue nombrado Ministro de Costa Rica en Washington, en reconocimiento de sus excelentes servicios prestados al país y de sus acreditadas capacidades intelectuales, pero tuvo que dejar esta alta posición por motivos de salud.

   Después de treinta años de ausencia regresó gravemente enfermo a su patria y murió en la ciudad de San José el 29 de mayo de 1936, a la edad de 72 años.

   Por los singulares méritos, altas virtudes cívicas y eminentes servicios prestados al país, el Gobierno consideró su muerte motivo de duelo nacional, declarando oficiales los actos de sus honras fúnebres y entierro. La Asamblea Legislativa lo declaró Benemérito de las Letras Patrias mediante Decreto Nº 46, de 29 de octubre de 1953 y más tarde fue honrado utilizando su nombre para bautizar  un importante premio nacional.