H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Ficha técnica

Dirección: Stanley Kubrick.

Produccion: Stanley Kubrick.

Guion:  Stanley Kubrick.

Fotografía: John Alcott.

Edición: Tony Lawson.

Año: 1975.

Duración: 185 minutos.

 

Por MSc. Wagner Ramírez Arroyo*

     A mi parecer, Stanley Kubrick es el director más completo de la historia del cine, quien ha abordado géneros que van desde el terror (The Shinnig), la sátira política (Dr. Strangelove) el drama psicológico (Clockowork Orange), la acción bélica (Full Metal Jacket), la ciencia ficción filosófica (2001: A Space Odyssey). Dentro de su complejidad, ha logrado verdaderas obras de arte de la cinematografía, incluso en el complicado género del cine histórico con Barry Lyndon. Para los espectadores vernáculos que sólo buscan cine de entretenimiento ligero, esta película puede resultar lenta, larga, aburrida y llena de lugares comunes, pero, para los verdaderos amantes del cine de culto, estamos ante una obra magistral llena de simbolismo y crítica social.

     Aunque a veces pienso que Stanley Kubrick toma ventaja desleal, porque sus mejores películas están basadas en obras literarias, en realidad estoy convencido que no solo les da vida a las novelas, las interpreta y las reconstruye de forma asombrosa. Barry Lyndon es una adaptación literaria magistral, basada en la novela homónima de William M. Thackeray.

     No quiero adentrarme mucho en los aspectos técnicos, pero debe reconocer y comunicar que esta película tiene una de las mejores fotografías de la historia del cine, muchas de las escenas parecen un cuadro de óleo pintado por un artista academicista del siglo XVIII. Son muchas las emociones que se trasmiten con la simple composición de los elementos en la pantalla. La banda sonora es pertinente a su calidad, el vestuario cumple y la ambientación escenográfica es convincente. Tal vez el punto débil de la cinta es precisamente las actuaciones. Aunque el protagonista tiene sus momentos dramáticos altos donde sus emociones son evidentes y podemos palpar su sufrimiento, en muchas escenas se nota plano, tampoco vamos a decir que esto desmerita la producción, nada es perfecto en el mundo del cine.

     Ahora procedo a justificar por qué he catalogado esta película dentro del género del cine histórico. Primero debo aclarar que ninguna película “histórica” nos cuenta la Historia con rigurosidad académica, científica y objetiva. La función del cine es entretener y mostrar visiones de mundo en extremo subjetivas. Sí notamos la existencia de películas que, gracias a su contenido, las podemos analizar desde el punto histórico y eso es lo que pretendo aquí. El relato nos lleva a un viaje por Europa Occidental, en el siglo XVIII, en plena Guerra de los Siete Años, durante el reinado de Jorge III. El argumento se centra, como es de esperar, en el protagonista, pero debo advertir que el personaje principal cumple dos roles.

El primer rol del protagonista es el literario.

     Se muestra la simple vida de un hombre desventurado que busca sobrevivir en un mundo despiadado. Desde el principio, vemos como el protagonista sufre una serie de eventos desafortunados que lo transforman radicalmente. Inicia como un joven inocente y termina como un hombre que cae en los excesos mundanos del libertinaje. El personaje no es blanco ni negro, es gris, también da muestras de valentía, compasión y empatía por el sufrimiento humano, a pesar de su egoísta crueldad.

     El protagonista se llama, al inicio, Redmond Barry y es un muchacho irlandés de naturaleza humilde. Una vez que se enamora de su prima, su familia fragua una vil estratagema para apartarlo y favorecer el matrimonio de la muchacha con un hombre muy adinerado. Participa, sin saberlo, en un duelo ficticio con un capitán de ejército británico, a quien cree matar, situación que lo obliga a huir de su casa y enlistarse en el ejército británico. Una vez que el protagonista se entera de la farsa de la cual fue víctima, enrumba sus valores morales por la vía opuesta y toma una vida embustera. Una vez finalizada la guerra se convierte en sirviente de un tahúr itinerante y lleva su vida libertina a su máxima expresión. Motivado por la riqueza material se casa con una viuda noble de quien toma el apellido Lyndon, cambiando su nombre a Barry Lyndon.

     Pero su trágica vida está llena de intrincadas aristas. Después de ver morir tres sucesivas figuras paternales, el protagonista encuentra sosiego espiritual cuando se convierte en padre, hasta la inesperada y trágica muerte de su hijo siendo niño aún, una de las escenas más emotivas de la historia del cine.

El segundo rol del protagonista es el simbólico.

     Barry Lyndon representa a la nobleza de la Europa Occidental durante la Edad Moderna, su nacimiento, desarrollo y caída. Es como si estuviésemos en un documental sobre sus modos de vida, donde se abordan los valores y los modales sociales que llegan a mostrarse incluso en exceso frívolos. Kubrick nos muestra a la alta sociedad como observadores sedentarios, que se comportan pacientes ante las vicisitudes del resto de la humanidad y cuya pasividad incluso es destructiva. Es como si fueran víctimas de su propia permisividad.

     Como película histórica tiene todos los méritos, aunque el relato es ficticio nos muestra una contextualización audiovisual de la sociedad europea anterior a la Revolución Francesa. El protagonista, como símbolo de la nobleza, es un reflejo de sus vicios y contradicciones, sin dejar de ser humano y tener sufrimientos, su apego por los bienes materiales, la riqueza y el despilfarro provocan su caída. Igual que un libro de Historia, esta película no solo cuenta una porción del pasado, también hace una advertencia, de como la pasividad de las personas y su indiferencia hacia el sufrimiento humano nos pueden llevar a todos a la catástrofe.

 

*MSc. Wagner Ramírez Arroyo. Docente  de la Cátedra de Historia de la UNED, Bachiller en la Enseñanza de los Estudios Sociales y la Educación Cívica por la Universidad de Costa Rica y Licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad Americana. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.