H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Escrito por MSc. Javier Olivares Ocampo*

      Sabalito de Coto Brus cuenta  con una exquisita naturaleza, donde las ceibas y los robles se imponen en medio de los ecosistemas, tan enraizados que resisten al tiempo unidos a la tierra;  don José María Muñoz Venegas se asemeja a ellos;  a sus casi 92 años continúa su vocación agrícola, oficio que le permitió sacar adelante a su numerosa familia; él es un orgulloso agricultor de los primeros en adentrarse en la zona, llegó desde finales de los años 40 del siglo pasado y  vio crecer el pueblo con el empuje de hombres y mujeres como él. En Sabalito se le conoce como “Coco”, rotundamente “Coco”, en su pueblo y todas partes.

      Nació en San Pablo de León Cortés, el 03 de agosto de 1927, su padre fue Manuel Umaña Sáenz, y su madre Custodia Muñoz Venegas, se casó con María Aurelia Elizondo Ureña, es padre de 10 hijos. Junto a su familia pasó los primeros años en San Isidro de Pérez Zeledón debido a que su padre se dedicó a la producción de tabaco en sociedad con don “Pepe” Figueres, tiempo en cual también laboró con la Armada Americana en la construcción de la Carretera Interamericana Sur, abasteciendo de alimentos, llevados a caballo.

      “Coco”, llegó a Sabalito en 1947, ahí se dedicó al comercio de productos entre Sabalito y Corredores; y también a San José, se convirtió en el primer transportista del pueblo y el primer chofer. Gracias a su tenacidad pudo comprar un carro marca Willys, tiempo después adquirió un camión, para continuar con el negocio de trasladar productos. También laboró como encargado del beneficio de Coope Sabalito y en los últimos años se ha dedicado a la agricultura.

      Participó en la Guerra Civil de 1948, en el bando de Figueres, lo que le permitió conocer a coroneles importantes de la lucha armada, así como un gran conocimiento histórico. Nunca fue a la escuela, pero su sabiduría se desborda tanto en sus oficios como en la lucidez para relatar historias con los más minuciosos detalles de hechos, fechas y personajes.

Se destaca por ser un gran orador, una fuente de información cuando de la historia se trata, da gusto escucharlo en los conversatorios exponiendo sus ideas que refresca debajo de su sombrero, hilando finamente los avatares históricos y los recovecos de la historia de vida cotidiana. Así pasa su vida entre la agricultura y las charlas de historia, conocimiento que comparte con quienes lo deseen, porque siempre está dispuesto a conversar y resaltar aquel dato importante que es capaz de interesar a niños, a jóvenes, a educadores y a quienes hemos tenido el gusto de conversar con él.

*MSc. Javier Olivares Ocampo. Profesor e investigador de La Cátedra de Historia. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.;

*