H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

David Soto Cabrera*

      En esta ocasión se analizararà uno de los hitos màs famosos del siglo XX, el cual es considerado como uno de los mayores ejemplos de imperialismo norteamericano sobre América Latina y una manifestación clara de irrespeto a los derechos humanos; el bloque económico y financiero estadounidense sobre Cuba.

       De acuerdo con diversos especialistas, dicho embargo es el más largo de la historia moderna y a pesar de que cientos de grupos humanitarios, naciones y peticiones civiles han tratado de poner fin a esta medida; los intereses y diplomacia norteamericana se ha negado a realizarlo, incluyo a pesar de que la misma Naciones Unidas la ha condenado en diversas ocasiones.

       La tozuda y prosaica agresión económica contra Cuba empezó en 1960 como respuesta a las nacionalizaciones del gobierno revolucionario de Fidel Castro, es importante mencionar que dichos embargos se dieron en el marco legal del derecho internacional, no obstante, la incautación fue vista como una afrenta contra los intereses económicos de la talasocracia más poderosa de la historia, Estados Unidos. Esto iniciò un conflicto anacrónico que enfrenta a una superpotencia con una pequeña isla subdesarrollada del caribe, Cuba.

       La historia del bloqueo esta íntegramente ligada a la Revolución Cubana. Sobre este asunto, vale la pena recordar que luego de una contienda armada en contra de la dictadura de Fulgencio Batista, el movimiento 26 de Julio toma el poder y con una serie de políticas de corte socialista y nacionalista se incautan varias propiedades norteamericanas. Dada la coyuntura de Guerra Fría rápidamente se convierte en una contienda política, la Unión Soviética decidió a suplir las carencias de la isla y a sustituir a EE. UU. como socio comercial, luego del fin de las relaciones diplomáticas.

     La naturaleza del bloqueo unilateral impide comerciar a cualquier empresa norteamericana con la isla caribeña, incluso, circunscribe las transacciones con empresas que mercantilicen cualquier bien con la isla, es decir: Si una empresa francesa utiliza en sus productos componentes cubanos esta no podrá comerciar con Estados Unidos. La comunidad internacional, y principalmente los países miembros de la OEA,destacan por su carácter taciturno sobre la imposición comercial la cual de hecho amenaza los principios mismos del capitalismo y el libre mercado.

       Cuba es conocida por sus autos antiguos y la estética de su infraestructura propia de la década del 60, o incluso de antes, las cuales son una consecuencia directa de la falta de financiación del gobierno cubano y la desaceleración económica producidos en gran medida a las agresiones económicas. Por este motivo, dichas imposiciones norteamericanas dificultan el desarrollo económico pues este país, debido a la gran influencia que posee E.U.A en las entidades internacionales de comercio y en los bancos de desarrollo.

       En materia de derechos humanos Cuba ha logrado erradicar el analfabetismo y garantizar la salud de sus ciudadanos. Sin embargo, las limitaciones que a impuesto Estados Unidos dificultan cada año el amparo del gobierno, pues Cuba no puede producir varios insumos necesarios para cubrir las necesidades básicas del pueblo y comprar estos insumos es difìcil y caro, pues los cubanos no tienen acceso al dólar por motivo del bloqueo, al ser esta la moneda hegemónica se utiliza como el medio de pago más común en el mundo.

       Tras la caída de la URSS junto con el bloque socialista, el desplome económico de Cuba era inevitable, al menos eso era lo que se esperaba. La planificación económica combinada con un gasto realista y frugal dieron origen al periodo especial (1989) el cual amortiguó el golpe del fin del modelo socialista, la globalización desarrollista como nuevo sistema mundial llenó los espacios vacíos y sirvió como contrapeso al bloqueo. Cuba que se veía empujada hacia la autarquía, ahora tenía la simpatía de la comunidad internacional y cada vez más países y empresas rechazan la imposición contra el comercio que realiza Washington.

      Las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Cuba durante el siglo XX y XXI han modificado la dureza de las agresiones en mayor o menor medida, Ronald Regan incluyó a Cuba como un país patrocinador del terrorismo, Bill Clinton convirtió el bloqueo en ley pero permitió la venta de medicamentos, Obama fue el protagonista de un gran acercamiento abriendo una embajada en la Habana. No obstante, en la era Trump estas políticas de cooperación dieron un paso atrás, este comportamiento responde a una política partidista electoral y pretende ganar el voto de los cubanos contrarios al régimen cubano.

      El recrudecimiento del bloqueo provoca una falta de petróleo, que repercute en todos los sectores de la economía cubana, obstaculiza la producción agrícola y dificulta el libre tránsito. Las medidas de Estados Unidos para destruir el gobierno cubano han fracasado durante sesenta años, son un obstáculo para el avance de los derechos humanos y solo han logrado empobrecer a quienes habitan la isla, es momento de cambiar de perspectiva y favorecer la cooperación y el intercambio de ideas. Ningún país debería privarle a otra su derecho de intercambiar sus productos y su conocimiento al mundo, mucho menos si esta se considera a si misma una tierra de libertad y democracia.

      Esta isla denuncia los efectos adversos que producen las embestidas financieras contra su población desde 1992, en el Foro de las Naciones Unidas, lugar donde se ha condenado la imposición del bloqueo comercial contra Cuba en distintas oportunidades, en la ultima cumbre 189 naciones del mundo votaron en contra del bloqueo, mas el carácter de estas resoluciones no es vinculante lo cual permite que aun existan las agresiones mencionadas.

      El bloqueo no tiene razón de existir, las sanciones pretenden desestabilizar al gobierno revolucionario y recuperar la influencia sobre Cuba, pero la coyuntura histórica ha cambiado en 60 años, durante este tiempo ambas partes reportan haber perdido miles de millones de dólares por no comerciar entre si, aunado a esto un bloqueo agresivo empuja a Cuba hacia China y Rusia, los rivales norteamericanos, esto contribuye a desestabilizar la región. Por tales razones, la continuidad del bloqueo solo asegura el desperdicio de recursos en una guerra que termino hace 30 años.

        Sin importar que estas políticas no den resultado, sin importar que se vean vulnerados los derechos humanos y a pesar de la deprecación vehemente de la comunidad internacional, el bloqueo persiste hasta el día de hoy.

*David Soto Cabrera. Estudiante universitario. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.