H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Escrito por Alonso Alberto Varela Granados*

         1984 es una obra escrita por George Orwell, publicada en 1949 en la que habla de una sociedad distópica en la que vive el personaje principal, Winston, el cual vive en Londres, que ahora pertenece a la superpotencia de Oceanía. Esta sociedad es dirigida por “el partido” cuya figura principal es el gran hermano.

            En la novela se presenta un futuro en el que la sociedad entera es vigilada todo el tiempo, la información que se les proporciona es manipulada constantemente y mantienen una guerra perpetua entre las 3 superpotencias, las cuales, a pesar de cambiar constantemente de alianzas, se le hace creer a la población que estos cambios no se realizan.

            Además de esto la administración del país es efectuada por 3 ministerios, curiosamente estos 3 ministerios tienen funciones totalmente opuestas a sus títulos como poco a poco se expone en la obra, el ministerio de la paz se encarga de la guerra, el de la abundancia de mantener a la población en un constante estado de escasez sin que ellos notaran si les reducían las raciones de comida y artículos personales y el del amor de controlar a aquellos que tuvieran pensamientos contra el estado, incluso si estos eran de forma involuntaria.

            Una de las interpretaciones más evidentes, debido a su contexto histórico, es la de los gobiernos totalitarios y sus formas de manipular a la población. La obra fue escrita y publicada en tiempos de la post guerra, por lo que el mundo estaba desgastado y evidentemente el espectro de los gobiernos dictatoriales estaba más que grabado en las mentes de todos aquellos que vivieron durante esa época, sumado a las observaciones que el mismo hacía de como la información que proporcionaban los gobiernos podía ser deformada o en algunos ser parcialmente contada a conveniencia escribió una obra que describe a la perfección la manipulación de masas y el funcionamiento de una dictadura.

            Una de las partes fundamentales de la vida de Winston es su trabajo y como la vida de sus compañeros (a los que solo puede llamar “camaradas”) es llevada por largas jornadas de trabajo en las que siguen un horario; entran a trabajar, tienen una pequeña pausa en la que comen las raciones asignadas, reciben una señal para volver a trabajar y hasta tarde volverán a sus casas. Pero incluso cuando no están en horas laborales, es bien visto que todos los trabajadores del partido participen en actividades “recreativas” relacionadas a elaborar propaganda, fabricar municiones y todo tipo de labores.

            Esto es básicamente porque para evitar que una población pueda dedicarse a criticar su situación y por ende, sentir descontento es precisamente, evitar que tengan tiempo para pensar, ocupar sus mentes con cuanta labor puedan con una excusa tan simple como hacerles creer que están ayudando a su país y lo logran tan bien que la propia población se ofrece a estas labores debido a una mezcla de nacionalismo y la idea de que es una “recreación”.

            Sumado a esto podemos notar el mantener a la población en un estado de tensión constante, tanto por la guerra y la escasez de alimentos. En el caso de la guerra, se expone que se puede distraer a una población con un enemigo común, una amenaza inminente para todos y en la que se pueda canalizar todo su odio, frustración y energía, ya sea como la forma de un traidor conspirador, como en el caso de Goldstein al cual se le dedicaban unos minutos solo para que los miembros del partido sintieran desprecio hacia él, le insultaran y de paso podrían levantarse y expresar su enojo de cualquier manera que se les imaginara.

            De la misma manera tanto el distópico país al que pertenece Winston siempre está en guerra con una de las otras 2 naciones y aliada a la otra, alianzas que siempre se cambian sin que nadie lo note, debido a un proceso de deformación histórica.

            Claro está esta guerra nunca es terminada, ninguna de las naciones le conviene intentar destruir a la otra en serio y cada una tiene un armamento y ventajas que hacen que un proceso de conquista sea demasiado complicado y desgastante que no serviría mucho a los intereses de los distintos gobiernos, por lo que es más conveniente establecer unas pocas luchas por unas pocas zonas de materias primas y una vez más, mantener a la población ocupada aumentando la maquinaria de guerra y en vilo por la supuesta amenaza que el otro país supone para su “agradable” modo de vida.

            Por otra parte el mantener un constante racionamiento de los productos también sirve para que las personas estén presionadas a racionar y a tener un constante estado de estrés, el cual pueden canalizar de las formas que previamente se han mencionado. Por esto bienes como el café o la ginebra pura son productos para los gobernantes del partido.

            Los gobernantes del partido son clase privilegiada que se renueva constantemente que está detrás de la formación de la figura del gran hermano y de la organización del gobierno, todo esto por el simple hecho de que les encanta tener el poder y hacer que dure para siempre aceptando en ese reducido grupo a la gente capaz de mantener el sistema y que también acepten estar en el puesto por solo mantenerse en el poder.

            Sin embargo, aparte de la construcción de la obra y la descripción de su escenario, este libro es también una advertencia, un aviso de como poco a poco y sin darnos cuenta los encargados de la política transforman la información para manipular a las masas a su conveniencia, de cómo gobiernos de países como Estados Unidos o México invierten en programas de espionaje con tal de monitorear a su población, o de el modo de operar de supuestos gobiernos democráticos que toman mas y mas medidas para centralizar el poder, sacrificando el bienestar de sus habitantes.

1984 Es una obra escrita por George Orwell,  que a pesar de ser un gran libro, si no tomamos conciencia será un mero manual de instrucciones.

*Alonso Alberto Varela Granados. Estudiante del Liceo de Moravia. Correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.