H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Por Mag. Martìn Vargas Àvila*

   Una de las formas más entretenidas y provechosas para aprender nuevos conocimientos es mediante el aprendizaje de los elementos cotidianos y cercanos a la realidad de los estudiantes. En este sentido, conocer acerca del lugar donde se vive, ya sea de una comunidad, pueblo, barrio o urbanización; resulta fundamental para favorecer la identidad, así con la comprensión histórica en los niños y adolescentes.

     El estudio de la historia local es esencial para despertar el interés por los Estudios Sociales, en especial cuando se vincula con dichos aprendizajes con los establecidos en los programas de estudio, pues permite apreciar otros contenidos más próximos al contexto de los discentes. Esto facilita la comprensión de  procesos históricos más complejos, actividades productivas, la relevancia de la geografía, el clima, aspecots del patrimonio e identidad nacional desde lo local. 

     Una estrategia sencilla pero eficiente, es iniciar con la reconstrucción de la historia de las escuelas, colegios, iglesias, plazas, edificios, nombres de barrios, calles, parques, monumentos, tradiciones, festejos, turnos, entre otros celebraciones de la provincia, cantón, distrito o pueblo donde residen los estudiantes. Sobre este asunto, se pueden aprovechar fotografías, videos, testimonios orales, leyendas, diarios o incluso anuncios en revistas y periódicos antiguos para despertar en los discentes el interés por el tema. 

Templo Católico de Mata de Plátano de Goicoechea

Fuente: foto disponible en https://www.fotopaises.com/foto/8939 Fecha de consulta 11/12/2019

*Mag. Martìn Vargas Àvila. Profesor de Càtedra de Historia de la UNED y Docente Estudios Sociales y Educación Cívica del Liceo de Moravia. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.