H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Rincones  de  Nuestros  Pueblos  y  Ciudades

Complemento  informativo  elaborado  por Ing. Oscar E. Romero*

     La  foto  adjunta  muestra  una  réplica  de  una  estatua  que  es  símbolo  de   una  ciudad. Sobre  la  estatua  se  tejen  relatos  relacionados  con  su  procedencia  y  chistes  con  personas. Todos  los  años  para  los  festejos  patronales  se  le  da  un nuevo  traje  (una  pintada).

  • ¿A qué ciudad  está  asociada  la  estatua?
  • ¿En qué cantón  se  ubica  esta  réplica?

     Dado  la  popularidad  de  esta  estatua, la  foto  remitida  a  ustedes  es  de  una  “réplica”  que  hará  un  par  de  años  se  colocó  para  identificar  una  estación  de  servicio  (gasolinera) localizada  en  el  cantón  de  Curridabat, exactamente  en  la  calle  limítrofe  con  el  distrito  de  San  Antonio  de  Desamparados. La  estación  de  servicio  lleva  por  nombre  “El  muñeco”. No  obstante, el  objetivo  es   el  original.

     A  San  Antonio  de  Desamparados  se  le  asocia  con  su  famoso  muñeco  metálico  que  está  ubicado  en  una  esquina, frente  al  parque  e  iglesia. La  iglesia, cuyo  patrono  es  San  Antonio  de  Padua  es  una  construcción  circular  (la  otra  iglesia  conocida  de  esta  misma  forma  está  en  Siquirres). Geográficamente  San  Antonio  es  el  distrito  V  del  cantón  III  (Desamparados)  de  la  provincia  de  San  José.

     Adentrase  por  sus  viejos  caminos, es  revivir  la  Costa  Rica  meseteña  de  antaño, incluso  preguntando  se  pueden  ubicar  todavía  unas  poquísimas  “caleras” (donde se  elabora  la  “CAL”, industria  familiar  que  caracterizó  a  Patarrá).

     Por  sus  cerros  cercanos  estuvo  trazada  la  antigua  “carretera  nacional”  que  comunicó  hace  muchos  años  a  ese  sector  con  la  provincia  de  Cartago. Retornando  a  nuestro  personaje, el  muñeco  forma  parte  en  las  actividades  patronales de  junio  de  cada  año  ya  que  unos  “mascareros”   del  lugar se  encargan  darle  un  nuevo  traje (una  pintada). Alrededor  del  muñeco  se  tejen  historias  sobre  su  procedencia  y  bromas  con  la  gente.

Algunos   relatos  sobre  su  origen  y  hechos  con  la  gente  son: “El distrito de San Antonio se destaca porque cuenta con un "muñeco" que fue diseñado para adornar el quiosco que representaría a Costa Rica en una Exposición celebrada en 1892 en París, Francia. Por muchos años la estatua rodó por algunas partes del cantón. Pero tres vecinos de San  Antonio: Millo Trejos, Gilberto Bermúdez y otro, lo colocaron donde está hoy, al costado suroeste del Templo Parroquial. Don Víctor Manuel Ureña, oriundo del distrito y conocedor de la historia, relató que muchas personas se equivocan y saludan al muñeco e incluso le han llegado a hacer preguntas, creyendo que es real. Alrededor del "Muñeco" se han tejido muchas historias y anécdotas, pero lo cierto de esta historia es que esta estatua es parte de la vida cotidiana de los pobladores de San Antonio”.

     Otro relato  señala: "El Muñeco", viejo símbolo de San Antonio, Es parte de la historia de Desamparados. En esta crónica el periodista Adrián Fallas, señala San Antonio de Desamparados - Desde su privilegiado lugar de observación, "El Muñeco" todo lo ve: a los que van para el parque, a los que entran a la carnicería o a la cantina, a los que se dirigen a la iglesia y a aquellos que van o vienen de San José.

     Y es que el muñeco más famoso de San Antonio de Desamparados se ha ganado el cariño de los vecinos. Es tal el arraigo de "El Muñeco" con la historia de la comunidad, que su figura es parte esencial del escudo del Liceo de San Antonio, como signo local. En noviembre del 2002, la Municipalidad de Desamparados lo declaró como "Patrimonio Cívico Cultural". Una asociación de desarrollo le da mantenimiento.

     "El Muñeco" tiene historias que contar, como la de un hombre pasado de tragos que lo saludó y, al no recibir respuesta, la emprendió a golpes contra el "mal educado" herrero construido con hierro colado. Durante varios meses, el atacante tuvo que andar con las manos enyesadas.

     En una madrugada, "El Muñeco" fue confundido con un ladrón por un franciscano que estaba de misión en el pueblo y, a lo lejos, vio la sombra de un hombre con la mano levantada y creyó que era alguien que estaba cometiendo un asalto. Cuando salió del templo, el fraile se llevó la sorpresa de lo que era el supuesto delincuente.

     ¿Cómo llegó este muñeco a esta comunidad desamparadeña? La historia es larga y complicada. En 1892, en París se realizó una feria mundial, en la cual Costa Rica fue representado con cuatro estatuas hierro colado de un agricultor, un albañil, un carpintero y un herrero.

     Al finalizar la feria, las estatuas, fabricadas en Europa, fueron embarcadas hacia Costa Rica. Ya en suelo tico, fueron trasladadas a la Escuela de Artes y Oficios y guardadas en una bodega, hasta que en este lugar se inició la construcción de lo que hoy es el Ministerio de Obras Públicas y Transporte, en Plaza González Víquez. *(ver  relato  anexo  al final  de  esta  nota). A partir de entonces, la historia de los muñecos es poco clara y hay varias versiones sobre la llegada del herrero a San Antonio. No hay una fecha precisa sobre su llegada a este distrito.

     Don Víctor Ureña, vecino de San Antonio y exdirector de su escuela, relató que "El Muñeco" fue llevado a Desamparados y colocado en la plaza, actual parque. Luego se le trasladó a San Antonio, a la casa de don Ángel Camacho, y de allí a Tirrases de Curridabat, donde permaneció un tiempo.

     Unos vecinos lo regresaron a San Antonio y lo pusieron en la plaza, pero como era un peligro para los deportistas, un grupo de vecinos lo colocó a un costado del parque, donde ha permanecido desde entonces.

     Pero don Carlos Arguedas, oriundo del lugar y que vive a 300 metros de la escultura, narró que luego estar en la Escuela de Artes y Oficios, un hombre conocido como "Quereme", de apellido Bermúdez, compró los cuatro muñecos y fundió dos de ellos.

     Un hijo de Bermúdez, conocido como "Bicho", se habría dejado uno, mientras el otro fue llevado a San Antonio por don Anastasio Castro y colocado donde está en la actualidad. En todo caso, y más allá de leyendas e historias, "El Muñeco" es elemento de referencia en la vida de San Antonio.

     Como relato  anexo hace muchos años, mi padre (Oscar  Romero  F.)  nos  contaba  que  ese  muñeco  junto  con  otro  estuvieron  ubicados  en  el  portón  de  los  Talleres  del  MOPT  cerca  de  Plaza  González  Víquez  y  también  en  un  taller en  la  calle  al  Pacífico (donde  Quereme), de  ahí  tiempo  después  los  quitaron, aunque  se  contaba  que  los  habían  fundido. Los  muñecos  poseían  sombreros  o  gorras  y  herramientas  en  sus  manos.   Este  relato  es  tradición  verbal  y  no cuenta  con  ningún  respaldo  documentado.