H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Lic. Andrés Godínez Mora*

   En primer lugar, la obra de Fernando Contreras (1995) tiene como personaje principal a Jerónimo Peor, un joven prodigio enviado a Suramérica para ilustrarse en teología y que posteriormente se convierte en un miembro de la Orden de los Franciscanos. Él regresa a Costa Rica en condiciones extrañas y se encuentra casualmente con su hermana Consuelo Peor, la cual trabaja como cocinera en un prostíbulo.

   Consuelo descubre que su hermano está loco y decide cuidar de él, a su vez, sigue cuidando de su esposo que había sido víctima de un accidente que lo dejó incapacitado. Un día, una muchacha se desvaneció frente al prostíbulo y al ver que estaba embarazada decidieron cuidar de ella. Cuando la mujer tuvo a su hijo, se descubrió que era un cíclope y ella negó al bebé rotundamente. Por otro lado, Jerónimo y Consuelo decidieron hacerse cargo del cuidado del niño y educarlo. Con este escenario, la historia se desarrolla en las aventuras de la crianza del cíclope (Polifemo Peor) en la zona roja de San José, así como, sus diferentes facetas durante el día y la noche.

   Respecto al contexto histórico, la realidad que analiza el autor se basa en las condiciones sociales que se han incorporado a partir del aumento de la desigualdad social en Costa Rica. Estas condiciones se reflejan principalmente posterior a las crisis económicas de los años 80 y la aplicación de los Programas de Ajuste Estructural.

El texto del mes Los peor agosto 2017   En consonancia con lo anterior, en constantes ocasiones los personajes mencionan el desapego de la política con las necesidades de la población, en especial con los sectores bajos. Por ejemplo, se menciona como el prostíbulo ubicado en la zona roja es constantemente investigado por la policía, mientras que los prostíbulos de clase alta no son supervisados.

   Otro aspecto por señalar es el aumento del subempleo, siendo constantes los testimonios sobre los vendedores ambulantes en todas las índoles. Por otro lado, se menciona el aumento de la marginación y la drogadicción principalmente en los niños, tanto así, que Polifemo y Jerónimo llegan a incorporarse a esa dinámica.

   En contraste con la época en que se ubica el autor, el personaje llamado Don Félix, un ciego amigo de Jerónimo le muestra su visión de la capital de los años 30. En consecuencia, se analizan ambas perspectivas y se conversa sobre lugares marginales o considerados peligrosos, pero considerados anteriormente como sitios de paseo o puntos absorbidos por el gran paso de la urbanización.

   En otro tema, la incorporación de las grandes empresas de monocultivos al campo costarricense también tiene su papel. Esto se explica debido al uso indiscriminado de agroquímicos en la agricultura, con el cual se busca el ahorro de recursos sobre la salud de los empleados. Además, Polifemo es concebido bajo estas circunstancias, lo cual provoca su mutación.

   En el tema de la inseguridad ciudadana se tratan temas como asalto, violación, narcotráfico, trata de personas, entre otros. Consecuentemente, a Polifemo lo mantienen encerrado para cuidarlo de todos estos peligros, en especial de la discriminación. Igualmente, se señala la inoperancia policial como una problemática adyacente.

   Dentro de los simbolismos, el principal es el prostíbulo como reflejo de la realidad de la población costarricense. Esto en el sentido de ser un sitio que manifiesta la esperanza de mejorar las condiciones de vida, pero que mantiene una cruda realidad que los mantiene atados a sus condiciones actuales. En especial, se da énfasis al patio del prostíbulo como símbolo de la prosperidad que luego es cementado igual que el resto de San José.

   En relación con la metáfora de la realidad social costarricense, Consuelo y Jerónimo son manifestaciones de ese contraste. Al respecto, mientras el hermano es esperanzado y utópico, su hermana es tangente en que hay que tomar acciones y en muchos casos es pesimista. De todas maneras, Consuelo sigue guardando una pequeña esperanza ante la adversidad, en especial por la recuperación de su esposo.

   Sobre Polifemo, éste se ve como el mismo Jerónimo lo dice: “[un reflejo] de nuevos tiempos” (Contreras, 2006, p.17). Por lo tanto, éste surge como el producto de la ideología y de las condiciones socioeconómicas actuales. Sin embargo, también en conjunto con Félix y Jerónimo es sinónimo de que la vida se observa en diferentes perspectivas, ya que los tres difieren en su perspectiva sobre la ciudad que observan, uno siendo realista, otro atado al pasado y el ultimo indiferente.

   Como opinión personal, la obra recoge una versión acertada de la realidad de la capital costarricense. Muestra una mezcla de comedia, realismo y melancolía que genera en el lector, una gran cantidad de emociones que hacen identificarse con los diferentes personajes. Además, la línea que separa a la dicha de la desdicha de los protagonistas es muy delgada, ya que la felicidad es un síntoma constante durante la novela. El final fatídico es el resultado de volver a una realidad con cada vez menos posibilidades de una vida plena.

   Fernando Contreras atina, así como lo hizo con “Única mirando el mar” que la identidad costarricense puede hacernos partícipes de la realidad independiente de nuestra condición social.   Además, son críticas fuertes pero justificadas ante una sociedad cada día más abandonada por las decisiones políticas. Este tipo de novelas permiten apoyarnos en el incremento de la desigualdad social en los últimos tiempos desde una perspectiva de testimonios de la gente que más sufre los golpes de la invisibilización y el bombardeo de problemas sociales que les rodean.

 *Lic. Andrés Godinez Mora. Licenciado en Enseñanza de los Estudios Sociales y la Educación Cívica, Universidad Nacional de Costa Rica. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fuente citada

Contreras, F. (2006). Los Peor. San José, Costa Rica: Grupo Editorial Norma.