H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Por MSc. Eddie Soto Núñez*

   La estampilla fue aprobada en sesión de Junta Filatélica de Costa Rica No. JF-086-90, celebrada el viernes 14 de setiembre de 1990 y por acuerdo firme No 069-90 se acordó emitir la serie de sellos postales denominada “Café de Costa Rica”

   Circuló a partir 16 de noviembre de ese mismo año, su diseño se ilustra con la pintura de Juan Ramírez (cuadro ganador del concurso Grano de Oro 1988). Se imprimieron 100000 estampillas con un valor facial de ȼ50.00 acompañados de 7500 boletines, los sobres de primer día se realizaron con un detalle impreso de la pintura del Teatro Nacional alegoría del café.  A continuación, un extracto de la reseña histórica del boletín filatélico No. 200.

Café de Costa Rica

   Don Cleto González Víquez, en 1936, sugirió que las primeras plantas de café fueron traídas en 1808; en ese año, el Gobernador Tomás de Acosta, en una carta escrita al comandante de Matina, mencionó haber adquirido café de un zambo mosquito que vivía en aquel valle. De ahí que don Cleto dedujera que el café hubiese venido a Costa Rica desde Jamaica.

   Pero Ligia Estrada Molina en su notable estudio biográfico sobre don Tomas de Acosta, publicado en 1965, indica que, durante su administración, aún cuando sin repercusiones inmediatas en la historia de la economía provincial, se promovió también el cultivo de café. La primera disposición en este sentido fue la real orden de 15 de noviembre de 1803, que declara libre de derechos al añil, el azúcar, el cacao y el café, durante un período de diez años; el señor Acosta la publicó por el bando el 29 de abril de 1804.

   Mientras esto ocurría aquí, en Guatemala se expidieron los siguientes autos: uno el 10 de mayo de 1805, en que se hacía ver que quedaban exonerados de la alcabala y del diezmo los nuevos cosecheros de “jiquilete” en las provincias de Gomayagua y Nicaragua, y los de cacao, algodón, café y caña de azúcar en las demás, con el fin de fomentar la agricultura; otro el mismo día, en que se avisaba que “toda persona que por primera vez se dedicaba al cultivo del café quedaba al cultivo del café quedaba eximido del pago de las alcabalas y de diezmo” En otro auto de 3 de setiembre de 1807, se acordó “que el fruto del cafeto quedase exonerado del pago de diezmos y de todo derecho e impuesto.

   De la Meseta Central, donde el cultivo se estableció bien en la década de 1840, el café se extendió a la región de Alajuela y San Ramón de 1850 a 1860. Entre los años de 1840 a 1890, el café fue virtualmente el único producto de exportación de Costa Rica y lo convirtió en uno de los primeros países americanos en donde se desarrolló un floreciente comercio; las demás naciones de América Central, al igual que Brasil y Colombia, según indica Carolyn Hall en 1976, lograron establecerse en mercados cafetaleros internacionales sólo avanzada la segunda mitad del siglo XIX.

   Ya en el siglo XX, para la década de 1930, nuestro café fue afamado y consumido en los principales mercados de Europa y los Estados Unidos de América, situación que vino a complicarse con la Segunda Guerra Mundial.

   En esos aciagos momentos, el Gobierno de la República, en manos del Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, con una gran visión y tino, dio vigencia al Decreto N° 9 del 25 de octubre de 1940, por lo cual se creó la Oficina de Cuotas de Café, la cual se ocupó de la venta de nuestro grano de oro en tan difíciles momentos.

   Tomando en consideración lo anterior, CORTEL ha resuelto conmemorar el 50 aniversario de la Oficina de Cuotas de Café, unido a un homenaje a la IV Semana Internacional del Café, a celebrarse en San José del 17 al 21 de noviembre de 1990 SINTERCAFE.

   Con dicho propósito se ha resuelto utilizar como viñeta central de ese sello de correos, un detalle del cuadro del señor Juan Luis Ramírez C., ganador del concurso Grano de Oro de 1988.

*MSc. Eddie Soto Núñez. Profesor e investigador de la Cátedra de Historia de la UNED. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Texto: Frederick O'Neil Gómez.  

Boletín Filatélico N° 200

Correos y Telégrafos de Costa Rica (CORTEL)

Dirección Nacional de Comunicaciones.