H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Escriba por MBA. Emilia Vargas Solis*

       En esta espoca de Navidad y al observar todo lo que los comercios ofrecen, donde se invirtien grandes cantidades de dinero en propaganda, a fin de atraer a los consumidores tanto grandes como chicos, ofreciendo los ultimos avances tecnológicos, los ultimos juegos electrónicos, muñecos con características y capacidades muy similares a las de niños reales, el uso de dinero plástico, las facilidades para la compra de un nuevo auto o cualquie artículo para los hogares, y ese deseo desmedido de consumi, se han generado que se pierda el verdadero significado de la Navidad para los creyentes.

       Esta ápoca de Navidad celebramos el nacimiento de Jesús, el Salvador, el anunciado en las escrituras, esa verdad fundamental de nuestra reconciliación. No es simplemente un hecho que ha quedado en el pasado, sino también un acontecimiento al mismo tiempo histórico y trascendental que, ocurrido hace poco más de dos mil años, se despliega con la fuerza de su gracia vivificante a través del tiempo. Por ello, debemos recordar que «Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre» que vendría a dar su vida para que fuesemos salvos y pudieramos disfrurtar de todas las bondades que Dios ha preparado para sus hijos.

       Pues Dios llega a ser verdaderamente el Dios con nosotros, el "Emmanuel" esperado por los siglos, de quien no nos separa ninguna barrera, por lo que la Navidad es la celebración de la venida de Aquel que siendo rico se hace pobre para enriquecernos con su pobreza, del Salvador esperado por todos los tiempos, de la alegría del justo porque se acerca su recompensa, del consuelo del pecador porque se acerca su perdón. Es el nacimiento de la fe, de la esperanza y del amor, del Niño del Amor.

       Donde hasta su nacimiento debe hacernos reflexionar, pues nace en un pesebre, rodeado del calor y amor de sus padres y el reconocimiento de la humanidad. Sin embargo, hoy en día lejos de meditar en este significado, nos lanzamos a las calles y a los comercios a realizar un consumo desmedido y sin control, gastando muchas veces más allá de nuestras capacidades económicas con el fin de demostrar a quienes nos rodean una imagen muchas veces distorcionada de nuestra realidad. Muchas veces olvidándonos de los más necesitados, que carecen de un abrigo o un poco de alimento, pues en nuestro egoismo humano pensamos solamente en nuestro bienestar y el de nuestros seres queridos.

       Meditando un poco sobre mi infancia recuerdo que esta epoca se celebraba muy difernte a como se celebra actualmente, pues era comun visitar a nuestros seres queridos, participar en la elaboración de los tamales en familia, el preparar la cena de Navidad, y la ansiada espera del regalo de navidad, que muchas veces teniamos meses esperándolo.

       Además, se podían consumir ciertos productos que era inimaginable poder consumir en otra epoca del año, como manzanas, uvas, peras y tamales, por enumerar algunos.  Sin embargo, hoy en día esto se ha perdido porque los consumimos en cualquier epoca del año y en cualquier lugar.

       Recuerdo como esperabamos las famosas corridas de toros que ya tipo cinco de la tarde finalizaba su trasmisión, pues no habían los avances tecnológicos actuales para que las emisoras siguieran trasmitiendo. 

       Definitivamente tambien fue un tiempo de muchas limitaciones pero donde se valoraba y aprovecahba cada detalle y cada momento. Sin embargo, hoy muchas veces pese a las facilidades de comunicación, el uso de medios tecnológicos, postergarmos el compartir en familia, justificandonos constantemente  que debemos hacer muchas cosas a la vez.

       Por eso meditemos en el verdadero significado de la Navidad, dediquemos tiempo de calidad a nuestra familia y seres queridos,  sin olvidarnos de los más necesitados.  Para que el verdadero significado de dar sin esperar se cumpla en nuestras vidas.

¡Que esta Navidad sea un tiempo de mucha bendicion en familia!

¨

 

 

*MBA.  Emilia María Vargas Solís. Profesora de la cátedra de historia de la UNED. Correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.