H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Por MEd. Martín Vargas Ávila*

    En este mes que miles de niños y adolescentes regresan a clases después de unas vacaciones muy distintas producto del COVID-19. Muchos continuaron en sus hogares por motivos económicos y otros para continuar con las medidas protección. En el mejor de los casos, se conformaron con una visita a algún centro comercial, tienda o parque de su localidad.

    Pero tan solo unas décadas atrás las personas disfrutaban de su tiempo libre de manera más entretenida, saludable y emocionante. Ejemplo de esto es la estampa de este mes, la cual corresponde a una de las célebres pozas que se encontraban a las orillas del Río Virilla.

    Esta bella fotografía hace volar la imaginación y mueve recuerdos de muchos costarricenses que  disfrutaron o bien escucharon de este tipo de lugares, como  mi padre quien me contaba con emoción cuando él y sus amigos se bañaban en las múltiples pozas que se formaban a lo largo del Río Virilla.

       La Poza de Colina, la cual está ubicada en San José, en el cantón de Tibás era un lugar de socialización y diversión. En la imagen se muestra a un grupo  estudiantes  de la Escuela de Pedagogía de la UCR realizan un paseo a este hermoso lugar en 1942. (Campos, 2006)

       Hoy resulta increíble pensar que este tipo de lugares existían tan cerca de la capital, y que las personas podían bañarse en las aguas del Virilla, el cual hoy es una de las cuencas más contaminadas del país. El deterioro de este río es resultado de la contaminación producida por las aguas residuales de la propia ciudadanía, junto con la  agricultura e industria. Fue así como por años, la deficiente planificación urbana, y los abusos cometidos se multiplicaron debido a la negligencia de las autoridades competentes.

    Es lamentable que durante  esta pandemia los niños y jóvenes han tenido que recluirse en sus casas, lo cual ha incrementado la dependencia  al uso de  celulares y  la cantidad de horas que pasan frente a las pantallas de sus dispositivos. En definitiva, estas nocivas prácticas han repercutido en el estado ánimo, la salud y la convivencia de esta población con sus  familiares y amistades.

    A pesar de esto, la crisis generada por el COVID-19,  puede ser una gran oportunidad, pues cada vez se observan más personas caminando, pasiando en bicicleta y con deseos de visitar espacios abiertos para “recargar” sus baterías tales como nuestras hermosas montañas, playas, así como de los pintorescos pueblecitos que se encuentran a lo largo y ancho de nuestro país.

   Ojalá aprovechemos esta experiencia para reflexionar y mejorar los hábitos alimenticios, la práctica de deporte, pero sobre todo aprovechar el "hoy y el ahora", con nuestros seres queridos y amistades. Sumado a esto, urge apoyar proyectos e iniciativas en favor del  rescate y conservación de espacios naturales , que antaño disfrutaron nuestros abuelos, tales como fue la vega del Río Virilla.

 

Costa Rica: Provincia de San Josè, Tibàs, Poza de Colina (1942)

Fuente: Campos, Jafeth (2006) "A orillas del río Virilla en San Juan de Tibás." Revista Herencia Vol. 19. Costa Rica: San José.

 

 

*Mag. Martín Vargas Ávila.  Profesor e investigador de la Cátedra de Historia de la UNED. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.