H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Profesora Bach. Sharon Valverde Rodríguez*

      Es sabido que la cuarentena por COVID-19 ocasionó el estancamiento en diversos sectores del país, sin embargo, las facilidades ofrecidas por las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) digitales permitieron que el sistema educativo costarricense no se detuviera por completo. De manera general, en nuestro país se utilizaron diversas plataformas de videoconferencias como medio para llevar a cabo las clases virtuales, tanto en el sector público como privado. Lo anterior dio cabida a diferentes situaciones, tanto positivas como negativas, que debió enfrentar el cuerpo docente y el estudiantado en todos los rincones del país.

      Especialmente, el uso de estas herramientas digitales desde el hogar, en donde muchas veces no se da la supervisión adecuada, conllevó a la falta de concentración en las clases por parte del estudiantado, puesto que el acceso a internet permite el ingreso a chats, videojuegos, redes sociales, entre muchas otras plataformas. Asimismo, el proceso de mediación pedagógica se ve interferido, en múltiples ocasiones, por distractores en el hogar, por ejemplo, la interrupción o ruido por parte de familiares, televisores, sonidos externos, entre muchos otros.

      Por otra parte, gran parte del profesorado no tenía la suficiente capacitación para el manejo pertinente de las TIC, de tal manera que, en repetidas ocasiones, las estrategias aplicadas en la presencialidad también se utilizaron en las clases virtuales. Ello significa que la simple implementación tecnológica no puede considerarse como una innovación educativa, debido a que solamente se cambió el medio comunicativo entre el profesorado y el cuerpo estudiantil, sus procesos internos no se modificaron sustancialmente, conservando rasgos de la educación tradicional.

      Tomando en consideración lo anterior, mi labor docente en el área de Español a través de las clases virtuales puso en evidencia diferentes aspectos generales relacionados con la tecnología. Desde mi perspectiva, el principal es la necesidad de brindar al estudiantado una educación digital, que lo forme de manera integral, dado que estas herramientas se encuentran presentes en todas las áreas de la cotidianeidad. Lo anterior se manifestó al momento de asignar diversas tareas al estudiantado, el cual demostró desconocimiento ante la utilización de plataformas básicas como, por ejemplo, los procesadores de texto. En Costa Rica existe un rezago en cuanto a la implementación tecnológica en la educación, por ende, la situación antes descrita puede considerarse espejo de lo que se da en gran parte del país.

      Es necesario generar consciencia en el estudiantado sobre el uso disciplinado, responsable y discriminante de las TIC, habilidades imprescindibles para la actualidad y el futuro.  Ello debido a aspectos como: empleo de las tecnologías meramente para actividades de entretenimiento, no así para el área académica, además, al navegar por internet leer información falsa, empleo de páginas poco confiables, etc. Por ende, desarrollar este tipo de habilidad puede incidir positivamente a la hora de recibir nuevamente clases virtuales y mejorar la atención, interés, aprendizaje y rendimiento. 

      De manera concreta, el uso de las videoconferencias abrió espacios para fomentar diversas habilidades que son fundamentales, tales como la capacidad de escucha y la expresión oral, las cuales traté de estimular a través de actividades como: debates, discusiones, simulaciones de entrevistas y de juicios a personajes literarios, lectura en voz alta, entre otras; así, paralelamente se estimularon estas y demás áreas a la vez.

      Por otro lado, las TIC significaron una gran ventaja, debido a que la facilidad de compartir, mostrar y generar contenido audiovisual y multimodal motivó a gran parte del estudiantado para el cumplimiento de las lecturas asignadas, dado que se encontraban fuera de lo que tradicionalmente conocían. Existe gran cantidad de audiolibros, novelas gráficas, podcast, videos educativos y otros recursos que son atractivos para las actuales generaciones, caracterizadas por ser multitareas. El uso de este tipo de materiales conllevó a un impacto positivo al leer y, consiguientemente, los análisis literarios se enriquecieron debido a los diversos comentarios y perspectivas del estudiantado.

      Ante el riesgo de que el estudiantado no se distraiga rápidamente en otras actividades mediante el internet, mantenga el interés por la asignatura y participe en clase, implementé recursos más llamativos, lo que generó mejor respuesta en el estudiantado en comparación con materiales sencillos y poco atractivos. Por ende, inciden mucho las habilidades que tiene el profesorado a la hora de crear recursos, lo cual es posible mediante el uso de páginas web y aplicaciones de diseño gráfico, a través de las que es posible crear videos, infografías, presentaciones con diapositivas y demás materiales.

      Asimismo, a pesar de la virtualidad fue posible generar interacción y gamificado, con el cual se plantearon preguntas y retos competitivos que fomentaron la participación del estudiantado, ello dio un resultado positivo, puesto que aprecié una mayor respuesta, atención y concentración, constituyéndose como un estímulo para el aprendizaje. Cabe destacar que este tipo de mediación evita caer en las clases magistrales en las cuales el cuerpo docente se es la fuente de la información, caso contrario, se permite al estudiantado ser partícipe aprendizaje.

      Dentro de las grandes posibilidades que ofrecen las videoconferencias para la asignatura de Español, se encuentran las visitas a sitios de gran relevancia, por ejemplo, los museos, antiguas casas de escritores, sitios relevantes en la historia del idioma español, entre otros. Por consiguiente, se despierta el interés y la motivación en el estudiantado a través de un uso pertinente de las tecnologías, no solo como los medios de comunicación, sino como recursos didácticos.

      De acuerdo con los puntos manifestados, se entiende que la virtualidad permitió -y lo continuará haciendo- potenciar el aprendizaje, mejorar el interés por la materia, fomentar habilidades y capacidades del estudiantado desde la asignatura de Español. No obstante, en Costa Rica se requiere mayor capacitación docente para dar respuesta a los cambios educativos que se están implementando a través del uso de la tecnología.

*Bach. Sharon Valverde Rodríguez. Profesora de la Enseñanza del Español y estudiante de la Licenciatura en Pedagogía en énfasis en didáctica de la Universidad Nacional de Costa Rica. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.