H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Por MSc. Arnaldo Rodriguez Espinoza * 

      En este artículo tan interesante, Eduardo Madrigal nos muestra como las reformas borbónicas, propiciaron la creación de “Villas Nuevas”, lo que significó un factor de cambio social y una reconfiguración del poder político de las élites locales. Para el caso concreto del artículo, se centra en Heredia, conocida como “Villa Vieja de la Concepción de Todos los Santos de Cubujuquí, la cual fue la primera “Villa Nueva”, y que se le suma el nombre de Heredia (en nombre del capitán general Alonso Fernández de Heredia) una vez erigida como Villa.

      Eduardo Madrigal nos describe el proceso de conformación de Heredia, desde 1706 hasta su denominación de Villa entre 1755 y 1763. Es así como, el augor expone que, en toda esa configuración del poder de Villa Vieja de Heredia, dos actores o grupos sociales tuvieron un papel protagónico. El primero, tiene que ver con el impulso que le dieron las autoridades borbónicas a la creación de Villa Nuevas, promoviendo (las autoridades civiles y eclesiásticas) activamente su gobierno y organización, es decir, era necesario nuclear a la población y de esa manera, ejercer un mayor control y autoridad.

      En cuanto al segundo grupo, Eduardo Madrigal señala el papel protagónico de la élite colonial, quienes asumieron los principales puestos políticos, una cuestión de legitimidad y un asunto destinado a una élite local, algo que sin lugar a duda no fue diferente a otras jurisdicciones coloniales, como bien lo apunta Eduardo Madrigal, pues las reformas borbónicas dotaron de legitimidad a las élites locales, permitiéndoles ostentar los principales puestos políticos, y con ello buscar su lealtad.

*MSc. Arnaldo Rodriguez Espinoza. Profesor e investigador Cátedra de Historia de la UNED. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.