H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Por Mag. Javier Olivares Ocampo*

Acerca del conflicto armado 

    En este mes se da a conocer un valioso proyecto de investigación generado por docentes de la UNED y de Panamá, vinculado con la Guerra del Coto. La causa inmediata de este conflicto fue la instalación de las autoridades panameñas en Pueblo Nuevo de Coto (Corredores) y en Cañas Gordas (Coto Brus), en el año de 1921. 

    Estas poblaciones eran consideradas por los panameños como parte de su corregimiento; ajustándose “al status quo” en su propio beneficio; asumían que su límite era el Río Coto. La policía panameña se había establecido con puestos permanentes para vigilar las posesiones. De este modo, fortaleció en Pueblo Nuevo la “Corregiduría de Coto” para mantener el control al mando del Corregidor Manuel Salvador Pinzón.

    El gobierno de Julio Acosta García, ante este hecho tomó la decisión de enviar un contingente de hombres a la zona del conflicto, para resguardar el territorio nacional, ocupado por las fuerzas panameñas quienes reclamaban esas tierras como suyas, en total estaba en disputa tres mil kilómetros cuadrados de territorio. Lo demás forma parte de una rica historia que es poco conocida, motivo por el cual actualmente existe un proyecto de investigación generado docentes de la UNED y de universidades en Panamá.

    Cada 21 de febrero se realiza un acto solemne en Pueblo Nuevo; al menos ese día el monumento a los “caídos de Coto” recibe ofrendas florales, se invocan los nombres de los muertos en combate, se revitaliza la historia; se refuerza la idea de la confraternidad de hoy entre ticos y panameños. En la siguiente foto se observa la participación de estudiantes y de autoridades de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades de la UNED de Costa Rica.

 

coto2021 1     coto2021 2

     Indudablemente este pueblo, tiene una trascendencia histórica, en la defensa de la soberanía nacional y el rescate de 3000 mil kilómetros cuadrados de territorio, la firma posterior de un tratado de límites, la consolidación de la convivencia pacífica. Seguirán siendo testimonio de un acontecimiento que se resiste a quedar en el olvido, aunque la academia oficial, la clase política y los intereses ideológicos así lo han querido sumergir. Indudablemente, este tema merece ser ampliado, tarea espera realizar en próximos trabajos. 

 

 *Mag. Javier Olivares Ocampo. Profesor e investigador de la Cátedra de Historia de UNED. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.