H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

    El historiador costarricense Juan José Marín Hernández (1968-2015) fue un destacado académico e investigador. Durante su trayectoria desarrolló varias investigaciones basadas distintas temáticas del conocimiento histórico, entre ellos la historia local y regional, el control social, la historia social de la medicina y los estudios transareales, además de incursionar en la enseñanza de los Estudios Sociales.

    Entre las obras más destacadas del profesor Juan José Marín se encuentran Civilizando a Costa Rica: la configuración de un sistema de control de las costumbres y la moral en la provincia de San José, 1860-1949 (2000), La tierra del pecado, entre la quimera y el anhelo: historia de la prostitución en Costa Rica, 1750-2005 (2006) y Prostitución, honor y cambio cultural en la provincia de San José de Costa Rica: 1860-1949 (2007), todas ellas inspiradas en la temática del control social en el que se analiza los mecanismos de control que ha ejercido el Estado sobre la sociedad costarricense a través del fomento de la moral pública.

    Además de estos trabajos, el profesor Marín también dio una valiosa contribución a la Cátedra de Historia de la UNED al escribir el tercer módulo de la unidad didáctica del curso Historia de la Cultura cuyo título redactó en modo de pregunta “¿El mundo de la globalización o la globalización del mundo?” en el que a través de cuatro capítulos, invita al lector a responderla, presentándole el fenómeno de la globalización como el resultado de una serie de procesos históricos en el que se concatenan aspectos económicos, sociales, políticos y culturales, los cuales han permitido una mayor integración de la humanidad gracias a la expansión del sistema capitalista y a los avances de las tecnología de información y comunicación (TIC).

    Si bien es cierto que la globalización como fenómeno abarca prácticamente a toda la humanidad, también no todos los seres humanos lo perciben de la misma forma, según la experiencia vivida en el marco del proceso de globalización. Marín propone cuatro grandes visiones o perspectivas de este proceso: 1) Hegemónica o proglobalización: respalda completamente la globalización y resalta su dimensión económica, concibiéndola como un proceso altamente beneficionso. 2) Antiglobalización: diametralmente opuesta a la anterior, rechaza tajantemente a la globalización al resaltar sus consecuencias negativas, especialmente para los grupos sociales excluidos de dicho proceso. 3) Desarrollismo: visión moderada, considera que tras una debida valoración de sus potencial, cada grupo social o país es capaz de beneficiarse del proceso de globalización aprovechando todas las ventajas posibles. 4) Alterglobalización: también una postura moderada, se basa en la premisa de “otro mundo es posible” e intenta llevarla a la práctica planteando una globalización basada en la solidaridad y el reconocimiento universal de los derechos humanos.

    Bajo la óptica de las cuatro visiones, el autor va analizando las diversas implicaciones que ha tenido la globalización para la humanidad, en particular cuando se refiere a las raíces históricas de este fenómeno, el cual remonta sus raíces a los diferentes imperios-mundo que se fueron desarrollando a través de los siglos en distintas regiones del planeta. A partir de la época de las grandes exploraciones europeas ultramarinas entre los siglos XV y XVI, se constituyó un precedente decisivo para la conformación de la globalización y analiza en forma comparativa el significado que para cada una de las cuatro perspectivas han adquirido los principales procesos políticos, económicos y sociales que han venido modelando dicho fenómeno desde hace aproximadamente medio milenio y en el que pueden reconocerse cuatro etapas en que se ha ido desarrollando la globalización hasta alcanzar la que impera en el presente.

    Marín distingue cuatro grandes tipos de globalización, o mejor dicho, los cuatro ámbitos en que se desarrolla este fenómeno a escala planetaria, los cuales plantean vínculos entre sí: económica, política, tecnológica y cultural.   El autor va analizando cada uno de esos ámbitos con bastante detalle y las implicaciones que han tenido para la humanidad y cómo han contribuido a articular un sistema mundial de relaciones políticas y económicas mediadas por la tecnología y que ejerce gran influencia en las diferentes culturas que habitan el planeta.

El profesor Marín reconoce que el proceso de globalización ha tenido sus ganadores y perdedores, no obstante, esta definición de éxito o fracaso varía de acuerdo con cada una de las perspectivas de la globalización, ya que algunas enfatizan más aspectos económicos y otras los sociales. Este autor también plantea un modelo sobre algunos elementos que podrían definir el éxito o el fracaso de un país frente a la globalización, que incluye los siguientes factores: concepto de capital, política económica, actores sociales y modelo de desarrollo.

    Marín hace hincapié que existen otros factores como el sistema de salud, la educación y los sistemas de distribución de la riqueza que permiten a un país posicionarse mejor en el mundo globalizado. Si bien es cierto el crecimiento económico ha permitido la realización de “milagros” que han sido beneficiosos para los países denominados “emergentes” como en el caso de China y Chile, o bien de los que se incluyen dentro de los Tigres Asiáticos como Corea del Sur, Taiwán o Singapur; también hay casos de países como Costa Rica que podrían calificarse de exitosos debido a que supo aprovechar momentos de bonanza económica para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y prepararse mejor ante los embates de las fuerzas globalizadoras.

    En términos generales, la gran contribución del profesor Marín a la Cátedra de Historia de la UNED fue plantear una forma de comprender la globalización como un fenómeno que tiene profundas raíces históricas, que puede enfocarse desde diversos puntos de vista y que a su vez, se manifiesta de múltiples maneras en la vida de los pueblos que coexisten en el planeta Tierra.

*MSc. Ronald Eduardo Díaz Bolaños. Profesor de la Cátedra de Historia de la UNED. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.