H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Ficha técnica

Dirección: Isao Takahata.

Producción: Toru Hara.

Guion: Isao Takahata, basada en la tumba de las luciérnagas de Akiyuki Nosaka.

Música: Michio Mamiya.

Fotografía: Nobuo Koyama.

Edición: Takeshi Seyama.

Año: 1988.

Duración: 89 minutos.

Clasificación: No recomendada para menores de 12 años.

 

      Me atreví a insertar un anime en este espacio simplemente porque es una obra de arte, una oda a la esperanza y una crítica a las contradicciones más profundas del ser humano. El guion es una genialidad, profundo y entretenido. Además, que tiene un fuerte valor histórico, porque nos ayuda a entender como el pueblo japonés digiere el recuerdo de la guerra. La fotografía es hermosa y los planos muy bien tratados. No creo que una película actuada hubiese podido recrear el sufrimiento humano de forma tan fidedigna.

      Estamos ante una obra de ficción ligeramente autobiográfica y dramática. Nosaka Akiyuki, el autor de la novela que inspiró la película nació el 10 de octubre de 1930 y pasó su juventud durante el período donde el militarismo creció exponencialmente en Japón. De igual forma que Seita, el protagonista del anime, Nosaka tenía 14 años en 1945, año en que comenzaron los bombardeos aéreos sobre la ciudad de Kobe. Ambos quedaron huérfanos y al cuido de una hermana que aún era un bebé. Como es tradicional en el cine japonés, el simbolismo está a la orden del día. La escena del protagonista recolectando luciérnagas para su hermana menor, se basa en la historia real de Nosaka y explica la causa que lo motivó a escribir su novela: una forma de purgar los sentimientos de culpa por la muerte de su hermana.

      La mayoría del relato tiene lugar en 1945, durante los cruentos ataques aéreos, la devastación sin precedentes de las bombas atómicas, la rendición de Japón y la posterior ocupación aliada. Estos eventos dieron un giro radical a la cultura japonesa, acercándola más a sentimientos pacifistas. Lo cual se aderezó con la Constitución Política de 1947, impuesta por Estados Unidos y donde el pueblo japonés renunciaba a la guerra como un derecho de la nación. Lastimosamente, ese aire de paz no caló de igual forma en toda la sociedad. La película pone a flor de piel la violencia de los bombardeos y el hambre extrema experimentada por el pueblo japonés. Es como si quisiera preservar los dolorosos recuerdos de la guerra, para enseñar a las nuevas generaciones el precioso valor de la paz y evitar el surgimiento de nuevos sentimientos militaristas.

      Es usual que los japoneses, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, sean percibidos como los responsables de agresiones, invasiones y torturas, pero esto es históricamente impreciso.  En realidad, el pueblo japonés fue una víctima más de una clase gobernante militarizada que privilegiaba los valores bélicos antes que la convivencia pacífica de las naciones.  Esta película permite generar simpatía por las víctimas japonesas de la guerra y no identificarlas simplemente como japoneses malvados.

    Es tiempo de entender que las guerras son más que un conflicto entre países, son el fruto de las contradicciones impulsadas por quienes ostentan el poder. Millones de personas que murieron durante la guerra, hubiesen escogido la paz, pero quienes tenían el poder de firmarla se negaron hasta el último día. Es importante que los ciudadanos del mundo tengamos acceso a una educación pacifista, para que despreciemos cualquier gobernante que intente asumir los valores militares como el principal estandarte de la nación. En este sentido los costarricenses somos un ejemplo, no sólo en Centroamérica, también en el mundo. Muchos problemas se ahorrarían en Nicaragua si decidieran abolir el ejército.

      La Tumba de las Luciérnagas, también permite comprender como en cada país se tiene una memoria colectiva distinta de un mismo hecho histórico. Sabemos que el relato de los estadounidenses difiere mucho de lo que cuentan los japoneses. En Estados Unidos los estudiantes creen que los soldados salieron a defender la paz y la democracia, mientras que en Japón entienden que un ejército cruel los bombardeaba injustamente. Los que estudiamos Historia, sabemos que la educación es un instrumento de poder que permite transmitir los valores de las clases gobernantes hacia los grupos gobernados. Por este motivo es importante cultivar los valores civilistas de paz en la población.  Si un gobierno de turno intenta introducir valores bélicos será fácilmente detectado y rechazado.

      En el 2005, el Ministerio de Educación y Ciencia de Japón, aprobó el uso de un libro de historia para secundaria, donde se justificaba las atroces acciones imperialistas del ejército japonés en tiempos de guerra. Pareciera que los valores militarizados son un germen que simplemente esperan las condiciones adecuadas para iniciar su propagación. Es lamentable que en pleno siglo XXI todavía existan personas influyentes que justifiquen las guerras y todos los males que generan.

      Como docente, recomiendo esta película para ser abordada en un salón de clase de historia, pero de una forma más moralista que académica. Los estudiantes no necesitan una larga introducción al contexto histórico, ni el repaso de datos o contenidos extenuantes. Es mejor que los jóvenes tengan reacciones genuinas en su interior, para que construyan un criterio propio sobre la importancia de la paz. Posterior a la exhibición de la película, sería interesante aplicar la técnica didáctica conocida como “Ponerse en su lugar”, procurando que los estudiantes entiendan los sentimientos de las personas que han vivido experiencias de guerra. A continuación, expongo una lista de ejercicios que pueden utilizarse para hacer una evaluación formativa sobre el tema de la Segunda Guerra Mundial:

  • ¿Qué mensaje quisieron transmitir los autores de esta película?
  • ¿Cómo cree usted que se sienten los jóvenes japoneses cuando ven esta película?
  • ¿Tiene la sociedad japonesa algún motivo para sentirse enojada con el mundo?
  • ¿Quiénes son los culpables de la Segunda Guerra Mundial y quienes fueron las víctimas?
  • ¿Cómo cree usted que se sienten los jóvenes estadounidenses cuando ven esta película?
  • ¿Cómo actuaría usted si hubiese una escasez de alimentos producida por una guerra?
  • ¿Cree usted que el ser humano tiene la capacidad de aprender del pasado?