H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

Ficha técnica

Dirección: Orson Welles.

Producción: Orson Welles.

Guion: Herman J. Mankiewicz, Orson Welles.

Fotografía: Gregg Toland.

Edición: Robert Wise.

Duración: 119 minutos.

Año: 1941.

Por Mag. Wagner Ramírez Arroyo*

     Estamos ante un clásico del cine, una película de culto, un esfuerzo de tocar las fibras más sensibles de la cultura occidental siendo considera una obra maestra del sétimo arte, amén de ser galardonada con el premio Oscar a mejor guion original y otras siete nominaciones más. Cuenta con la particularidad de haber sido producida, dirigida y protagonizada por la misma persona: Orson Welles. A pesar de que hablamos de un filme de 1941, lo percibimos fresco y vigente.

     La narrativa muestra la vida de Charles Foster Kane pero de forma poco convencional, semejante a un collage, varios personajes cuentan trozos de su vida de forma discontinua, curiosamente el episodio de su muerte es el primero en ponerse en escena, a partir de ahí el relato se construye por medio de flashbacks, debemos decir que su guion vuela sobre lo que era usual en su época, historias líneas ordenadas cronológicamente, lo cual no solo causó gran impacto en su momento, sino que es un recurso frecuentemente utilizado en la actualidad.

     La manera en que se cuenta la historia del ciudadano Kane nos recuerda a la forma en que se construye el conocimiento histórico, Antoine Prost (2001) nos dice que también se hace de forma discontinua, “La propiedad del tiempo histórico es precisamente que se puede recorrer en todos los sentidos tanto hacia arriba como hacia abajo, y a partir de cualquier punto (…) el tiempo de la historia no es una línea recta” (p. 127). La manera en como el guionista trata su relato nos recuerda la forma en como un historiador escrudiña el pasado para construir el conocimiento histórico. Así el argumento se basa en las narraciones extraídas de las subjetivas memorias de aquellos que conocieron al protagonista. Pero así como Marc Bloch (2001) se queja diciendo que “el pasado es un tirano. No nos permite conocer de él sino lo que él mismo les proporciona” (p. 82), la historia del ciudadano Kane contada de esta forma nos deja más preguntas que respuestas.

     Como es propio en el cine de calidad alta, el uso del simbolismo resulta un protagonista más. Nos llama particularmente la atención el adorno de bola de nieve, que se muestra en la mano del protagonista al principio del film, es un indicador del episodio donde Kane pierde su niñez, aparece también cuando conoce a Susan, luego cuando la cantante lo deja. El adorno es lo único que le queda de su esposa y simboliza su muerte solitaria y tiene un fuerte paralelismo con el abandono que sufrió de su madre. El adorno nos recuerda que la vida es un ciclo donde las vivencias más significativas tienden a repetirse. Otro simbolismo son las estatuas, recuerdan su obsesión por controlar a las otras personas, conforme pierde poder sobre ellas su colección aumenta, las cuales llegan al punto de reemplazar a las personas reales.

     La fotografía también se adelanta a su época, se dan enfoques tanto de planos cercanos como lejanos, obligando al espectador a darle más atención durante algunas escenas, haciendo uso frecuente de lentes de gran angular para abarcar más panorama. El uso de luces y sombras es magnífico dando énfasis a la violencia y el misterio.

     La película también tiene sus tintes políticos. La historia del protagonista se basa en la vida de William Randolph Hearst, un controvertido magnate de la prensa cuyos tentáculos de poder se extendían desde el gobierno hasta Hollywood, de hecho, la película critica el sistema de valores que este personaje representaba.  El rodaje se llevó a cabo con sigilo para evitar la censura previa. Sin embargo, los medios de comunicación controlados por Hearst iniciaron una fuerte campaña de desprestigio contra la película. Logró retrasar su estreno, pero no logró frenarla del todo. Este ataque frontal de Orson Welles contra un hombre tan poderoso fue una acción muy osada, poco después Wells fue marginado de Hollywood y se vio obligado a exiliarse en Europa.

     Este film es muy vigente, porque se puede afirmar que quien controla los medios de comunicación controla parte de la opinión pública y puede incidir en la vida política de una nación. Costa Rica no se escapa de esta situación. En los últimos años hemos notado un particular ataque de un poderos medio de comunicación llamado La Nación contra los empleados públicos, particularmente los docentes. Podemos citar algunos ejemplos de titulares notables:

    5000 docentes al año dejan botados a alumnos por disgustos con nombramientos, publicado el 17 de marzo del 2019, Alumnos de 15  colegios no encontraran docente al iniciar curso lectivo por secuelas de la huelga, Sindicatos pusieron a sus abogados a defender a 113 maestros denunciados por abusos contra alumnos, publicado el 28 de febrero de 2019, Buenos días: Cualquiera es director (opinión), publicado el 12 de diciembre de 2018, La miseria moral de la huelga de maestros (opinión), publicado el 8 de diciembre de 2018, la lista no puede ser exhaustiva en este espacio limitado.

   Estos ataques responden a intereses de grupos neoliberales de despojar a los empleados públicos de sus beneficios sociales y laborales. Estos grupos neoliberales tienen representantes en el gobierno de Carlos Alvarado, en la Asamblea Legislativa y el periódico La Nación. Procuran arruinar la imagen de los docentes ante la opinión pública para justificar y facilitar las reformas antisociales contra el empleo público.

   Podemos especular y decir que es casualidad el apoyo incondicional de La Nación a políticas neoliberales impulsadas por el gobierno como la reforma fiscal, pero hay titulares en otros medios de comunicación que pueden resultar perturbadores:

    Ministerio Público acusó a representantes y abogados del Grupo Nación por evasión de impuestos, publicado en CRhoy el 28 de noviembre de 2013, Cuando resultó posible ponerle rostro a la evasión, donde se menciona la evasión fiscal del Grupo Nación y de Televisora de Costa Rica, publicado en el Semanario Universidad el 30 de octubre del 2019, Vicepresidente de La Nación acepta fraude y concilia con Hacienda, publicado en Diario Extra, el miércoles 14 de diciembre de 2016, La Nación busca salida para no pagar deuda por presunta defraudación fiscal, publicado en CRhoy el 28 de enero de 2013.

   Entendemos que el Grupo la Nación ha dejado de pagar miles de millones de coles en impuestos, que los gobiernos del PAC le han perdonado parte de la deuda fiscal, que la Nación apoya de forma incondicional la agenda pública de los gobiernos de PAC, que la Nación lanza un ataque ante la opinión pública contra los docentes y que el gobierno del PAC prepara reformas antisociales contra el sector público. 

     Para entender mejor estos fenómenos sociales, podemos disfrutar de un clásico del cine titulado Ciudadano Kane.

*Mag. Wagner Ramírez Arroyo, docente universitario de la Cátedra de Historia de la UNED, Bachiller en la Enseñanza de los Estudios Sociales y la Educación Cívica por la Universidad de Costa Rica y Licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad Americana. Correo electrónico: 

Referencias bibliográficas

Prost, A. (2001). Doce lecciones sobre la historia. Madrid: Frónesis Cátedra-Universidad de Valencia.

Bloch, M. (2001). Apología para la historia o el oficio de historiador. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.