H I S T O R I A  Y  S O C I E D A D
Boletín electrónico

 


 

     

      En las últimas semanas se han difundido diversas noticias que contraponen lo señalado por la Administración Alvarado Quesada acerca de la carencia de recursos y la urgencia de la aprobación del plan fiscal para subsanar este grave problema. Evidencia de estas contradicciones son los variopintos proyectos propuestos por el Ministerio de Educación Pública (MEP), tales como dotar de drones de última generación a algunos colegios técnicos, la construcción de baños inclusivos, la implementación de las célebres pruebas FARO y el pago de elevados montos por concepto de alquiler o subcontrataciòn de servicios. Estas acciones envian un mensaje confuso a la población y sugieren que existen serias dificultades para discernir las prioridades por parte de las autoridades de turno.

      Desde el año anterior y sobre todo durante la coyuntura de la huelga, por cierto la más larga de la historia de Costa Rica, se dibujó un panorama desolador respecto a la situaciòn de los ingresos y gastos del Estado que  justificaban la implementación de severos recortes en el presupuesto nacional, especialmente en el campo de la salud y educación pública, tal como ha sucedido el monto asignado a las universidades estatales. Esto contrasta con los las iniciativas anteriores y la reticencia por atacar el problema de fondo que ocasiona el hueco fiscal, cuyo resultado son la pérdida de confianza popular y ambigüedad en la ruta que se desea seguir. 

       A lo anterior se le suma la enorme incertidumbre generada por la puesta de marcha del IVA (Impuesto al valor agregado), en un contexto donde la tasa de desempleo ha alcanzado niveles preocupantes, lo que se puede constatar en las noticias y comunicaciones informales sobre la salida de empresas y cierre de negocios, y se confirma en una rápida visita por el centro de las ciudades.

      Es verdad que en nuestro país todavia hay mucho camino por recorrer en favor de la inclusión social y lucha contra la discriminación, y ni que hablar de las carencias en la compra de equipo de punta para los centros educativos, pero es verdad que también urgente acometer a otras prioridades que afectan a miles de familias debido al estancamiento de la economía y la creación de fuentes empleos dignos. Curiosamente, en los últimos días, dichos vocablos han comenzado incorporarse a los discursos, informes y comunicaciones de la actual administración. No obstante, con mencionar o señalar  los problemas estos no se solucionaràn, pues lo que realmente se require es compromiso polìtico y ser consecuentes, ya que como bien dice el adagio popular solo es posible enseñar mediante el ejemplo.

Cátedra de Historia de la UNED